jueves, 29 de octubre de 2015

Bami Goreng



Hace ya unas semanas una seguidora de twitter me preguntó si habíamos dejado el blog, que nos acababa de descubrir y que le gustaba mucho. La verdad es que hasta la fecha, aunque tenemos muchos seguidores y visitas en el blog nadie nos había dicho que le gustaba lo que hacíamos con esa claridad y eso me sirvió para tomar la determinación de que por lo menos una receta para dejar claro que aún estamos vivos, después de una año sin dar señales de vida, sí que se merecía esta muchacha tan maja. Así pues, he desempolvado mis recetas, me he puesto manos a la obra y aquí tenéis el resultado.
La receta es un Bami Goreng, un plato oriental, que es muy típico en Holanda (hasta hacen croquetas con estos fideos), pero que nosotros descubrimos en el Empordà, en un restaurante de Castelló d’Empúries que se llama Ca l’Anton, y que lo hace todos los viernes en el menú, como el Bar Manolo y media humanidad hace paella los jueves. Y hay que decir que el plato triunfa entre la parroquia, que va desde guiris rojigambas hasta obreros de la construcción.
Es un plato completo y no muy complicado que además, para los que os gusta el riesgo, tiene un toque picante. No subestiméis el Sambal Oelek, advertidos quedáis.

Ingredientes
- 150 gr. de fideos o tallarines
- 1 cebolleta grande o dos pequeña
- 2 zanahorias medianas
- 2 calabacines medianos
- 100 gr.de carne de ternera o pollo
- Salsa de soja
- Sambal oelek
- Aceite

Preparación
Cocer la pasta en una olla durante el tiempo que indique el paquete.
Cortad las verduras en juliana (la zanahoria quedará mejor si la cortáis con un pelador, porque saldrá más fina) y la carne en trozos pequeños. Saltead  la carne en una sartén con 4 cucharadas de aceite a fuego fuerte hasta que se dore ligeramente. Retirad la carne y reservadla en un plato mientras salteáis las verduras en la misma sartén a fuego medio.
Cuando las verduras estén tiernas, añadid los tallarines, la carne y la salsa de soja al gusto y mezclad en la sartén a fuego fuerte durante un par de minutos.
Servid inmediatamente y acompañadlo con sambal olek (con precaución, que lo carga el diablo)

Notas
Si no tenéis problemas con la dieta, a la hora de servir le podéis poner por encima un huevo frito, que no es muy oriental, pero le da un toque.
El sambal oelek lo encontrareis en tiendas de comida oriental. Es una salsa muy picante, así que id con ojo, porque si no tenéis mucha tolerancia con una puntita tendréis más que suficiente.

Por último, también podéis añadir gambas al plato, sobretodo si lo hacéis con pollo (o substituir la carne por gambas). En nuestra receta no hay, primero porque no me acaba de gustar la combinación con la ternera y segundo, porque a Sergio no le gusta el marisco.