jueves, 13 de junio de 2013

Ensalada de tomate confitado con pesto


Por fin parece que llega el cambio de estación y, con ella, el cambio de armario y el “oh, Dios mío! Yo el año pasado cabía en estos pantalones!”, que lleva inevitablemente a la muy manida, pero siempre de actualidad por estas fechas, “Operación Bikini”. Como además nosotros hemos hecho acopio de grasa de calidad para el invierno (prueba de ello es que en nuestras últimas recetas hay más chocolate que en la fábrica de Charlie), pues la verdad es que ya nos toca hacer alguna cosita ligera que nos ayude con esos pantalones que, en estos momentos, nos hacen parecer un pariente cercano de la morcilla de Burgos.
Así pues, recurrimos de nuevo a la fundación Alicia y a Lekué y con la base de su receta de tomates confitados hacemos esta ensalada fácil, rápida, sana, original y buenísima.
Ale, a disfrutar con la conciencia tranquila.

Ingredientes
-    2 tomates de ensalada
-    1 tarrina pequeña de queso de burgos
-    1 bolsa de ensalada variada de brotes verdes
Para el pesto
-    4 cucharadas de aceite
-    1 ajo
-    1 cucharadita de albahaca
-    10 gr. de piñones
-    30 gr. de queso parmesano

Preparación
Partir los tomates por la mitad y vaciarlos. Reservar la “pulpa” del interior.
Poner las mitades de tomate en la rejilla del estuche lekué, añadir una cucharada de agua y poner en el microondas a potencia máxima durante 3 minutos.
Disponer la ensalada en un plato, colocar los tomates en un costado y rellenarlos con el queso fresco cortado en dados mezclado con la pulpa del tomate. Salar al gusto y aliñar con la salsa pesto, que habremos preparado triturando todos los ingredientes previamente en la batidora.

Notas
Si queréis variar este plato, conseguiréis resultados igual de interesantes sustituyendo el queso fresco por “feta” o mozzarella. También podéis probar a cambiar el pesto por una salsa de mostaza.