domingo, 14 de abril de 2013

Bombones para los 1.000


El sábado llegamos a los 1000 seguidores en twitter y, aunque hoy sólo somos 998, estamos igualmente de cebración. Estábamos guardando esta receta para una ocasión especial y qué mejor momento que para celebrar que hay casi 1000 personas a las que les interesa lo que hacemos y a las que les gusta lo que cocinamos. Hace casi dos años cuando empezamos con la cuenta de twitter no pensamos ni de lejos que la cosa podía llegar hasta aquí, pero a veces la realidad te sorprende. Así pues, lo primero que vamos a hacer es daros las gracias a los 1000, a todos y cada uno de vosotros. Y también a los 112 que nos siguen el blogger y a los 59 de facebook. El hecho de que estéis ahí nos da la ilusión y la motivación suficientes para seguir con esto, para buscar nuevas recetas y para traeros cosos nuevas, aunque lleguemos tarde a casa, aunque tengamos muchos compromisos y aunque las horas libres no nos lleguen para nada.
Y dicho esto, como regalo por vuestro apoyo, la receta de hoy son unos bombones, el dulce más típico para celebraciones varias. ¿¿No os parece que vais a quedar como reyes si a partir de ahora regaláis vuestros propios bombones???
Esta receta no es sencilla, así que primero debéis haceros con una serie de utensilios básicos sin los cuales no podréis operar:
-    Un cuenco de acero inoxidable: es un buen conductor del calor y nos ayuda a mantener la temperatura que necesitamos
-    Un termómetro: lo ideal es una espátula con termómetro incorporado, para que podáis controlar la temperatura mientras trabajáis.
-    Moldes: pueden ser de silicona o de policarbonato. Los de policarbonato me gustan más, porque son más fáciles de manejar, pero los de silicona se encuentran con mucha más facilidad.
Si ya tenéis vuestros “aperos” ahora sólo faltan los ingredientes y, a trabajar!!

Ingredientes
-    Manteca de cacao
-    Chocolate con leche
-    Chocolate blanco
-    Chocolate negro

Preparación
Para poder hacer bombones la técnica del temperado es básica. Debéis poner el chocolate (cualquiera de los tres, pero nunca los tres juntos, porque tienen temperaturas diferentes de temperado) con un 10% de manteca de cacao en el bol de acero inoxidable.
Preparar un bol o cazuela con agua fría (si hace falta, con cubitos de hielo).
Poned agua a cocer y, cuando esté cociendo, retirarla del fuego y poner el bol encima del cazo. Debe ser de una medida que permita que el bol cubra la parte alta sin que lo toque el agua. Es muy importante que no entre agua en la mezcla de chocolate, porque puede estropear los bombones.
Una vez puesto el bol sobre el vapor, empezad a remover el chocolate controlando la temperatura. Debéis remover hasta que el chocolate llegue a los 50º si es negro, a los 45º si es con leche y a los 40º si es blanco. No debéis permitir nunca que la temperatura suba más de un grado de la recomendada (también os podéis quedar un grado por debajo) así que, cuando estéis a unos 3 grados de la temperatura deseada, retirad el bol y seguid trabajando fuera. Recordad que el bol de acero inoxidable mantiene bien la temperatura.
Cuando lleguéis rápidamente tenéis que poner el bol en el agua fría y bajar la temperatura hasta los 26º removiendo siempre.
Finalmente, tenéis que volver a subir la temperatura hasta los 33º, 31º o 29º respectivamente.
Una vez llegados a esta temperatura podéis sacar i verter el chocolate en el molde hasta que se llenen todas las cavidades y el chocolate sobresalga ligeramente. Una vez hecho esto, tendremos que dar algunos golpes al molde (sin miedo), para que el aire salga a la superficie y no queden burbujas. Finalmente hay que coger el molde y con una espátula de plancha hay que sacar del molde el chocolate sobrante hasta que el molde queda limpio en su superficie. Esto hará que los bombones tengan la forma perfecta y no se peguen al molde.
Ahora sólo falta meter los moldes en la nevera y esperar un mínimo de dos horas. Lo podeis dejar un máximo de dos días.
Para hacerlos de varios sabores sólo tenéis que llenar las cavidades menos del total (un tercio, hasta la mitad, o como queráis), meter el molde en el congelador unos 10 minutos y verter después el chocolate del otro color.

Notas

Estos bombones son clásicos, es decir, sólidos. En otra receta os explicaremos como hacer diferentes rellenos con ganache.