lunes, 23 de diciembre de 2013

Panacottas de Nutella



Ahora ya hace unos cuantos posts que nos estamos portando muy bien, por lo tanto, aprovechando esta circunstancia y el hecho de que estamos en ciernes de las fiestas navideñas, os proponemos un postre que hará las delicias de vuestros comensales estos días.
Estas pannacottas son relativamente ligeras, por lo tanto, adecuadas para el postre de una de las opíparas comidas de Navidad, aunque eso sí, no podemos decir que sea baja en calorías (pero llegados a este punto, entre turrón y turrón, después del cochinillo o de los canelones, ¿nos va a venir de ahí?). Otra de sus ventajas es que son facilísimas de hacer (en 10 minutos las tenéis) y lo único que debéis tener en cuenta es que necesitan un tiempo en la nevera para estar en condiciones, en principio unas 3 horas, pero si podéis hacerlas el día antes, mejor.
La Receta de base és de Neus, del blog Cocinando con Neus, aunque adaptamos las cantidades para que nos salieran suficientes para todos. Con estas cantidades os salen 6 panacottas.
Vamos allá!


Ingredientes
-    250 gr. de Nutella
-    500 ml. de nata
-    40 gr. de azúcar glass
-    6 gramos de hojas de gelatina (unas 3 hojas)

Preparación
Hidratar la gelatina en un bol con agua muy fría.
Poner la nata en un cazo a fuego medio, junto con la Nutella y el azúcar. Remover con unas varillas de forma constante para que no se queme ni se pegue, hasta que la Nutella se haya deshecho completamente y el líquido empiece a hervir. Añadir entonces las hojas de gelatina y remover para que se disuelvan completamente.
Colocar la mezcla en los moldes y dejar enfriar en la nevera durante, al menos, 4 horas.

jueves, 24 de octubre de 2013

Arroz con pollo, setas y berenjena



Ya hemos perdido la cuenta del tiempo que hace que no actualizamos el blog. Ahora básicamente ésa tarea está en mis manos, pero últimamente las circunstancias hacen que esté más centrada en otro asunto que se lleva gran parte de mis energías. Y es que estamos en pleno proceso de incorporación de una mini-chef a nuestra cocina y esperamos tenerla con nosotros en febrero. La verdad es que los primeros meses con las náuseas y los siguientes con el cansancio lo que menos apetecía era pensar en comidas y recetas, pero habrá que aprovechar los ratos que tenemos de descanso para seguir actualizando, aunque sea muy de vez en cuando. Todo sea por no perder las buenas costumbres…
La receta de hoy es fruto de un gran descubrimiento en la red. Es un arroz con setas muy sencillo y riquísimo que sacamos del blog de las Recetas del Señor, Señor. Os recomendamos encarecidamente que lo visiteis porque merece la pena y encontrareis cosas muy interesantes.
Este arroz es ideal para el túper de mediodía, es fácil de hacer y muy completo, de tal manera que sólo hará falta que llevéis un plato. Además está hecho con alimentos de temporada, así que también es 100% sostenible ;)
Vamos con él.

Ingredientes
-    150 gr. de arroz
-    150 gr. de setas variadas
-    150 gr. de berenjena (una berenjena mediana)
-    1 pechuga de pollo
-    1 cebolla mediana
-    1 puerro
-    1 pimiento verde pequeño
-    700 ml. de caldo de pollo
-    3 cucharadas de aceite
-    Sal
-    Colorante o azafrán

Preparación
Cortar el pimiento, el puerro y la cebolla en brunoise y rehogar en una olla o paella con el aceite. Pasados 5 minutos añadir la pechuga cortada en trozos pequeños y cuadrados. Una vez dorada la pechuga, añadir las setas y la berenjena.
Cuando la verdura esté pochada añadir el arroz y rehogarlo durante unos minutos. Una vez esté transparente añadir el caldo caliente y un poco de caldo y azafrán al gusto. Dejar cocer durante unos 20 minutos, vigilando siempre que tenga caldo suficiente y que el arroz no se pase.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Lentejas a la jardinera


Se acabó el verano. Vale, meteorológica y astronómicamente hablando aún sigue vigente, pero ya me entendéis, la vuelta a la rutina marca el inicio del otoño mental, nos guste o no. Éste ha sido un verano muy largo, por lo menos a efectos del blog, ya que hemos estado más de 2 meses sin dar noticias, pero ha habido circunstancias atenuantes que han hecho que la cosa se alargara más de lo deseado. El problema principal ha sido que vamos a aumentar el equipo de cocina en nuestra casa con un (o una) mini-pinche y, para dejarse notar, los primeros meses me ha mantenido lejos de la cocina y de la actividad en general a base de náuseas y malestar, mientras el pobre Sergio se hacía cargo de todo lo demás, con lo cual, no hemos estado para muchas alegrías. Pero ahora el pinche se ha calmado y es hora de que empiece a pisar la cocina, para que se acostumbre, así que volvemos a retomar la actividad y las recetas.
En este caso nos ha parecido que, como para nosotros ya es otoño, vamos a inaugurar temporada con una receta que comemos todo el año, pero que se lleva más en la temporada otoño-invierno, porque un buen plato de lentejas se agradece siempre, pero en días fríos o lluviosos, se agradece aún más. Si recordáis, ya habíamos colgado hace tiempo las lentejas estofadas de toda la vida, pero ahora os presentamos unas lentejas a la jardinera hechas al vapor que están igual de ricas y que se hacen en un momento con la ayuda del estuche Lékué (no me cansaré de recomendarlo, apuntadlo para reyes). La receta está sacada del libro “De la cocina a la mesa en 10 minutos” que ya sabéis que tiene ideas estupendas que se ajustan a nuestro ideario.
Y hablando de las lentejas y de los embarazos, sabed que las legumbres son uno de los alimentos que deberéis tener muy en cuenta durante este período, ya que son una fuente excelente de ácido fólico, hierro y proteína, todo en uno. Así que, futuras mamás, apuntad esta receta porque esta combinación de legumbre y verdura os va a venir de maravilla.

Ingredientes
-    ½ cebolla
-    ½ pimiento rojo
-    1 zanahoria pequeña
-    3 cucharadas de tomate frito
-    2 cucharadas de agua
-    2 cucharadas de aceite
-    Sal
-    Pimienta
-    200 gr. de lenteja cocida

Preparación
Cortar las verduras a cuadrados pequeños y poner en el estuche de vapor junto con el tomate, el aceite y el agua. Salpimentar al gusto y mezclar bien.
Cerrar el estuche de vapor y cocinar 4 minutos en el microondas a (800W).
Añadir las lentejas , mezclar y cocinar 1 minuto más.

domingo, 14 de julio de 2013

Croquetas (las de toda la vida)


Buenas,
Ya estamos en pleno verano y después de unas semanas de inactividad, toca una receta de las de terraza, es decir, una de esas que en esta época apetecen con una cervecita en una de esas terrazas que florecen por las calles de nuestras ciudades.
Las reinas indiscutibles de este tipo de platos son las patatas bravas, pero unas buenas croquetas son una tapa nada desdeñable que siempre hay que tener en cuenta. Las que veis en la foto son con la receta de mi señora madre, en este caso de pollo, pero con la misma base las podéis hacer de jamón o las clásicas de cocido con la carne que sobra (más tirando al invierno, porque ahora el cocido casi que no apetece mucho), porque en definitiva las croquetas son una gran receta de las llamadas de aprovechamiento, ya que para el relleno podemos aprovechar alguna sobra de otros platos (pollo, pescado, etc..)
Vamos a ello, preparad las cervecitas 

Ingredientes
-    1 cebolla
-    1,5 litros de leche
-    150 gr. de margarina
-    2 cucharadas de harina
-    Una pechuga de pollo hecha al horno o dos 2 muslos hervidos
-    3 huevos
-    Pan rallado
-    Sal
-    Pimienta
-    Nuez moscada

Preparación
Cortar la cebolla muy fina y freirla a fuego medio. Añadir la harina y rehogar bien para que se tueste y no deje sabor. Añadir la carne, sal, pimienta y nuez moscada al gusto, remover un poco y echar la leche poco a poco hasta conseguir la textura deseada (tiene que ser una masa compacta, que se pueda trabajar y que no sea muy líquida). Cocer 15 minutos y seguir removiendo durante este tiempo hasta que se espese. Retirar del fuego y dejar enfriar. Hay que tener en cuenta que cuando se enfría la masa se espesa un poco más y queda más dura.
Una vez fría la masa, coger una porción con una cuchara, hacer una bola con las manos y enrollarla posteriormente con ayuda de una tabla.
Pasar las croquetas por pan rallado, huevo y otra vez pan rallado.
Finalmente freír con aceite muy caliente.

Notas
La temperatura del aceite es muy importante, puesto que si no está suficientemente caliente es muy probable que las croquetas se deshagan y el relleno se salga.
También podéis probar a hacerlas al horno, pero en este caso es aún más probable que no mantengan la forma

jueves, 13 de junio de 2013

Ensalada de tomate confitado con pesto


Por fin parece que llega el cambio de estación y, con ella, el cambio de armario y el “oh, Dios mío! Yo el año pasado cabía en estos pantalones!”, que lleva inevitablemente a la muy manida, pero siempre de actualidad por estas fechas, “Operación Bikini”. Como además nosotros hemos hecho acopio de grasa de calidad para el invierno (prueba de ello es que en nuestras últimas recetas hay más chocolate que en la fábrica de Charlie), pues la verdad es que ya nos toca hacer alguna cosita ligera que nos ayude con esos pantalones que, en estos momentos, nos hacen parecer un pariente cercano de la morcilla de Burgos.
Así pues, recurrimos de nuevo a la fundación Alicia y a Lekué y con la base de su receta de tomates confitados hacemos esta ensalada fácil, rápida, sana, original y buenísima.
Ale, a disfrutar con la conciencia tranquila.

Ingredientes
-    2 tomates de ensalada
-    1 tarrina pequeña de queso de burgos
-    1 bolsa de ensalada variada de brotes verdes
Para el pesto
-    4 cucharadas de aceite
-    1 ajo
-    1 cucharadita de albahaca
-    10 gr. de piñones
-    30 gr. de queso parmesano

Preparación
Partir los tomates por la mitad y vaciarlos. Reservar la “pulpa” del interior.
Poner las mitades de tomate en la rejilla del estuche lekué, añadir una cucharada de agua y poner en el microondas a potencia máxima durante 3 minutos.
Disponer la ensalada en un plato, colocar los tomates en un costado y rellenarlos con el queso fresco cortado en dados mezclado con la pulpa del tomate. Salar al gusto y aliñar con la salsa pesto, que habremos preparado triturando todos los ingredientes previamente en la batidora.

Notas
Si queréis variar este plato, conseguiréis resultados igual de interesantes sustituyendo el queso fresco por “feta” o mozzarella. También podéis probar a cambiar el pesto por una salsa de mostaza.

lunes, 27 de mayo de 2013

Cocinando con Elena: Trufas dos chocolates



Hola!
Estas trufas tienen una génesis bastante especial. Navegando una día por twitter me encontré a Elena (@nubkor) y Ximo (@fentdetutto), dos blogueros que “frecuento” maquinando “nosequécosa” de unas trufas. Total, que pregunté qué se estaba liando y me enteré que Elena ha iniciado una sección en su blog para que todos juntos, una vez al mes, cocinemos la misma receta, cada uno con su estilo y su toque personal, dándole así una nueva dimensión a aquellos “días de” que corrían por la red y que últimamente se habían descontrolado ligeramente. Si queréis apuntaros a próximas ediciones, podéis seguir las propuestas de Elena en su blog.
Así pues, este mes, cocinamos con ella y con todos aquellos bloggers y seguidores que se animen unas trufas y debo decir que la cosa no ha sido fácil en absoluto. Hemos tenido bastantes problemas para que las trufas llegaran a cuajar y el chocolate fuera manejable, en gran parte, creo, debido a que en la mezcla nos dejamos la mantequilla. Lo hemos corregido y en principio esta receta os tiene que funcionar correctamente. Para innovar, en este caso nosotros hemos hecho unas trufas de dos chocolates (negro y blanco), que finalmente han quedado riquísimas.
Aquí os dejamos con ellas y esperamos veros en el próximo “reto”

Ingredientes
- 300 gr. de chocolate negro para postres
- 150 gr. de chocolate blanco para postres (nosotros hemos utilizado la marca Torras)
- 200 ml. de nata para montar
- 50 ml. de leche condensada
- 2 cucharaditas (de café) de azúcar moreno
- 40 gr. de mantequilla
- Cacao en polvo

Preparación
Calentar la nata y la leche condensada en un cazo con el azúcar. Mientras tanto cortar el chocolate en trozos medianos y reservar en un cuenco.
Una vez la leche esté caliente (sin que llegue a hervir), retirar del fuego,  añadir la mantequilla y el chocolate y remover hasta que se hayan desecho. Poner la mezcla en una bandeja de pirex mediana y dejar enfriar en la nevera durante, al menos 5 horas.
Una vez la mezcla está suficientemente dura para trabajarla, montar las trufas de la manera siguiente: coger un trozo de mezcla con la ayuda de un par de cucharillas. Trabajarla con ellas hasta darle un poco de forma. Acabar de redondear con las manos (no mucho, sólo ligeramente para redondearlas porque el chocolate se derrite con facilidad).
Dejar reposar unos minutos en la nevera y posteriormente recubrirlas con cacao en polvo.

Notas
Como sugerencia de presentación, podéis recubrir la parte de abajo con chocolate blanco de postres, como veis en la foto. Para ello deberéis deshacer el chocolate al baño maría, mojar la parte baja de la trufa y colocarla en un molde de silicona para bombones. Este paso es importante porque en cualquier otra superficie el chocolate se pegará y al intentar sacarlo lo más probable es que desmontéis la trufa.

martes, 14 de mayo de 2013

Pollo con salsa de mostaza y miel



Ya llevamos varias entradas haciendo el crápula y colgando recetas no aptas para el cuidado de la línea, así que para enmendarnos, hoy toca colgar una de esas que podemos llevar en nuestro tupper diario sin miedo al exceso de calorías y que podemos hacer con muy poquito esfuerzo.
La hemos sacado de uno de nuestros libros de cocina con el estuche de vapor y se hace en 10 minutos, sin más complicación. Además es muy completita porque lleva la verdura y la proteína en un único plato. Nosotros hemos usado zanahorias, pero podéis cambiar la verdura de acompañamiento por cualquier otra que os guste más, si es el caso.

Vamos allá, que se hace tarde y hay que hacer la cena

Ingredientes
-    2 pechugas pequeñas de pollo (o contramuslos deshuesados)
-    150 gr. de zanahorias baby
-    2 cucharadas de agua
-    Sal
Para la salsa
-    3 cucharadas de aceite
-    1 cucharada (de postre) de mostaza antigua
-    1 cucharada (de café) de miel

Preparación
En estuche de vapor
Poner las zanahorias en el estuche y añadir las dos cucharadas de agua y sal al gusto. Cocer en el microondas a potencia máxima durante 2-3 minutos.
Añadir al estuche los trozos de pollo y poner por encima la salsa de mostaza, que habremos hecho mezclando previamente la mostaza, el aceite y la miel, hasta que queden bien mezclados. Introducir el estuche en el microondas y cocinar 2-3 minutos más. Dejar reposar 30 minutos y servir

En el horno
Poner las zanahorias y el pollo en una bandeja de horno, previamente salados al gusto. Cocinar durante 20 minutos a 180º. Añadir la salsa de mostaza (ver punto anterior) por encima del pollo y cocinar en el horno durante 5 minutos más. Servir.

Notas
Este plato lo podéis hacer diferente cada vez cambiando las verduras, el corte del pollo o utilizando pavo.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Platos especiales: Tarta Guiness


Este fin de semana nuestros amigos David y Minerva nos invitaron a compartir con ellos su última aventura y nos montaron una cata de cervezas artesanas en la que probamos en primicia su propia cerveza: la cerveza artesana Can Luar. Entre otras muchas que formaron parte de la cata, nos pusieron los tres tipos que elaboran ellos y debo decir que de todas a mi la que más me gustó fue la rubia de trigo que probamos en cuarto lugar, que tiene un puntito de acidez que a mi me encantó y de la que después me bebí unas cuantas.
Total, que como sabíamos del evento desde hacía tiempo y, además, era el cumpleaños de David, que hacía 40 tacos muy bien llevados, decidimos prepararle una tarta acorde con la ocasión y nos marcamos esta tarta Guiness, que además de vistosa y según los comentarios de los comensales, quedó la mar de buena. Con esta elaboración el bizcocho queda muy esponjoso y el contraste con la crema es espectacular, por lo decir que la presentación es tal cual una guiness, con su espumita y todo. Sólo nos falta probar la receta la próxima vez con la Cerveza negra de Can Luar, para poder comparar.
La receta base la sacamos del blog de Manu (Cocinando con Catman), con alguna pequeña modificación en las cantidades, como siempre, para adaptarla a nuestros gustos o por exigencias del guión.

Ingredientes

- 250 gr de harina de repostería (de fuerza)
- 80 gr de cacao en polvo (yo usé Valor, sobretodo que sea cacao y no preparado de cacao)
- 400 gr de azúcar
- 2 cucharaditas de bicarbonato
- 250 gr de cerveza negra (Guinness)
- 225 gr de mantequilla
- 120 gr de nata liquida para montar
- 2 huevos
Para la crema
- 230 gr de queso crema
- 100 gr de azúcar glass
- 280 gr nata líquida para montar

Preparación
En un bol mezclar el azúcar, el cacao, y el bicarbonato con la harina tamizada.
Poner la cerveza en un cazo y derretir la mantequilla removiendo constantemente, sin que llegue a hervir. Retirar del fuego, añadir la nata y los huevos y remover bien hasta que la mezcla quede integrada. Añadir poco a poco la mezcla de harina, azúcar, caco y bicarbonato, sin dejar de remover, hasta que consigamos una masa líquida pero contundente.
Poner la masa en un molde previamente untado con mantequilla y tamizado con harina, para que el bizcocho sea más fácil de desmoldar. Meter al horno previamente precalentado a 180 grados durante unos 50 minutos (como siempre, controlad este paso a partir del minuto 45, que todo depende del horno).
Para hacer la crema, disponer el un bol la nata, el queso y el azúcar y remover con energía hasta que la nata se monte y tengamos una crema compacta fácil de untar.
Finalmente, una vez frío el bizcocho, untar la crema por encima para montar la tarta como se observa en la foto.

Notas
Para que la parte superior igualada y no se noten las irregularidades del bizcocho, os recomiendo ponerlo boca abajo en la fuente donde lo vayáis a servir, una vez desmoldado.
Tanto el bizcocho como la crema se pueden hacer el día antes. Se conservan perfectamente bien tapados (y la crema en la nevera) y quedan incluso más sabrosos.

domingo, 14 de abril de 2013

Bombones para los 1.000


El sábado llegamos a los 1000 seguidores en twitter y, aunque hoy sólo somos 998, estamos igualmente de cebración. Estábamos guardando esta receta para una ocasión especial y qué mejor momento que para celebrar que hay casi 1000 personas a las que les interesa lo que hacemos y a las que les gusta lo que cocinamos. Hace casi dos años cuando empezamos con la cuenta de twitter no pensamos ni de lejos que la cosa podía llegar hasta aquí, pero a veces la realidad te sorprende. Así pues, lo primero que vamos a hacer es daros las gracias a los 1000, a todos y cada uno de vosotros. Y también a los 112 que nos siguen el blogger y a los 59 de facebook. El hecho de que estéis ahí nos da la ilusión y la motivación suficientes para seguir con esto, para buscar nuevas recetas y para traeros cosos nuevas, aunque lleguemos tarde a casa, aunque tengamos muchos compromisos y aunque las horas libres no nos lleguen para nada.
Y dicho esto, como regalo por vuestro apoyo, la receta de hoy son unos bombones, el dulce más típico para celebraciones varias. ¿¿No os parece que vais a quedar como reyes si a partir de ahora regaláis vuestros propios bombones???
Esta receta no es sencilla, así que primero debéis haceros con una serie de utensilios básicos sin los cuales no podréis operar:
-    Un cuenco de acero inoxidable: es un buen conductor del calor y nos ayuda a mantener la temperatura que necesitamos
-    Un termómetro: lo ideal es una espátula con termómetro incorporado, para que podáis controlar la temperatura mientras trabajáis.
-    Moldes: pueden ser de silicona o de policarbonato. Los de policarbonato me gustan más, porque son más fáciles de manejar, pero los de silicona se encuentran con mucha más facilidad.
Si ya tenéis vuestros “aperos” ahora sólo faltan los ingredientes y, a trabajar!!

Ingredientes
-    Manteca de cacao
-    Chocolate con leche
-    Chocolate blanco
-    Chocolate negro

Preparación
Para poder hacer bombones la técnica del temperado es básica. Debéis poner el chocolate (cualquiera de los tres, pero nunca los tres juntos, porque tienen temperaturas diferentes de temperado) con un 10% de manteca de cacao en el bol de acero inoxidable.
Preparar un bol o cazuela con agua fría (si hace falta, con cubitos de hielo).
Poned agua a cocer y, cuando esté cociendo, retirarla del fuego y poner el bol encima del cazo. Debe ser de una medida que permita que el bol cubra la parte alta sin que lo toque el agua. Es muy importante que no entre agua en la mezcla de chocolate, porque puede estropear los bombones.
Una vez puesto el bol sobre el vapor, empezad a remover el chocolate controlando la temperatura. Debéis remover hasta que el chocolate llegue a los 50º si es negro, a los 45º si es con leche y a los 40º si es blanco. No debéis permitir nunca que la temperatura suba más de un grado de la recomendada (también os podéis quedar un grado por debajo) así que, cuando estéis a unos 3 grados de la temperatura deseada, retirad el bol y seguid trabajando fuera. Recordad que el bol de acero inoxidable mantiene bien la temperatura.
Cuando lleguéis rápidamente tenéis que poner el bol en el agua fría y bajar la temperatura hasta los 26º removiendo siempre.
Finalmente, tenéis que volver a subir la temperatura hasta los 33º, 31º o 29º respectivamente.
Una vez llegados a esta temperatura podéis sacar i verter el chocolate en el molde hasta que se llenen todas las cavidades y el chocolate sobresalga ligeramente. Una vez hecho esto, tendremos que dar algunos golpes al molde (sin miedo), para que el aire salga a la superficie y no queden burbujas. Finalmente hay que coger el molde y con una espátula de plancha hay que sacar del molde el chocolate sobrante hasta que el molde queda limpio en su superficie. Esto hará que los bombones tengan la forma perfecta y no se peguen al molde.
Ahora sólo falta meter los moldes en la nevera y esperar un mínimo de dos horas. Lo podeis dejar un máximo de dos días.
Para hacerlos de varios sabores sólo tenéis que llenar las cavidades menos del total (un tercio, hasta la mitad, o como queráis), meter el molde en el congelador unos 10 minutos y verter después el chocolate del otro color.

Notas

Estos bombones son clásicos, es decir, sólidos. En otra receta os explicaremos como hacer diferentes rellenos con ganache.

viernes, 29 de marzo de 2013

Platos especiales: Torrijas Reloaded (con Nocilla Blanca)



Otra vez Semana Santa, y otra vez, inevitablemente, idefectiblemente, toca hacer torrijas. Desde que empezamos el blog, cada año (de momento sólo 2, y este 3), hemos intentado hacer unas torrijas diferentes. El primer año las de toda la vida, el segundo, una versión ligera, apta para todos los públicos, que a mi casi que me gustó más, por aquello de que era menos empalagoso. Y este, para rizar el rizo, unas torrijas rellenas de nocilla blanca que encontré por el cibermundo de manos de Carrot Cake. En esta ocasión, como me parecía que la nocilla ya era bastante empalagosa, en vez de fritas las hemos hecho al horno. No dejéis de probarlas, porque el resultado es de lo más original.
Quién dijo que la tradición no se puede revisar??

Ingredientes
-    16 rebanadas de pan cortado fino (de un par de días antes)
-    ½ litro de leche
-    1 limón
-    2 huevos
-    Canela (si os gusta)
-    Un bote de nocilla blanca
-    Azúcar glass

Preparación
Poner la leche a cocer con la ralladura de un cuarto de limón, aproximadamente. Verter la leche en un cuenco ancho.
Untar las rebanadas de pan con la nocilla. Juntarlas de dos en dos (como si fuera un bocadillo) y pasarlas por la leche.
Rebozar el pan en el huevo, previamente batido, y disponerlas en una fuente de horno.
Precalentar el horno a 160 grados. Una vez caliente el horno, introducir la bandeja y cocinar hasta que se doren.
Sacar del horno y añadir canela y/o azúcar al gusto.

Nota
Aseguraos que las torrijas se empapan bien de leche. Al estar enganchadas por la nocilla por un lado no le entra la leche y si no se empapan bien pueden quedar duras. Tened cuidado también con el horno en este aspecto, dadle únicamente el tiempo justo para dorarse, porque si las dejáis más también se endurecerán.

martes, 26 de marzo de 2013

Recetas de mamá: Trinxat de la Cerdanya



Muy buenas!
Hoy desembarcamos con una receta de mamá (de la de Sergio en este caso) así que olvidad la dieta, porque ligera no es, y preparad el tocinito y el pan para acompañar, que la ocasión lo merece.
Esta es una de las pocas maneras en que yo como col (o berza, como le llaman en mi casa). La col, junto con las judías blancas, era una de las cruces que tenía mi señora madre conmigo cuando vivía en su casa. Y mira tú por donde, ahora como “trinxat” i fabada, que si alguien se lo hubiera dicho a la pobre en aquel entonces, la cara de incredulidad hubiera sido para verla. Yo creo que aún no se lo debe creer ahora.
La receta del “trinxat” es típica de la comarca de la Cerdanya, aquí en Catalunya, una zona de montaña preciosa en la que se agradecen este tipo de platos calentitos y contundentes cuando el frío aprieta. Así pues, aprovechad los últimos días de fresco que nos quedan y animaos con esta receta, que aunque no lo parezca, es muy fácil (como siempre).

Ingredientes
-    1 col
-    4 patatas
-    6 cortes de “cansalada” o tocino ibérico
-    ½ butifarra negra o morcilla
-    3 ajos
-    Aceite
-    Sal

Preparación
Hervir la col y la patata durante 15-20 minutos. Dejar escurrir durante al menos media hora para que pierda bien el agua.
Freír 4 trozos de cansalada y reservar. Hacer los otros dos trozos en tiras pequeñas y freír junto con los ajos en láminas. Añadir la butifarra troceada y freír un par de minutos. Finalmente añadir la col y la patata cortada a dados. Remover poco a poco hasta que la mezcla quede dorada y todos los ingredientes queden bien integrados.
Disponer encima los 4 trozos de cansalada para decorar y servir inmediatamente.

lunes, 18 de marzo de 2013

Crema de zanahoria



Ya sabeis que somos muy “fans” de las cremas y las sopas (bueno, de éstas últimas yo no tanto, pero se hacen muchas cosas raras por amor, incluso comer sopa cuando todo el mudo sabe que soy familia lejana de Mafalda). Si no lo sabíais, sólo es cuestión de que miréis el menú del blog y en el apartado “Sopas y cremas” veréis que tenemos la friolera de 17 de estos platos, que a partir de hoy van a ser 18. Ahora en invierno caen por lo menos dos por semana. Pensábamos que ya casi lo habíamos probado todo cuando la semana pasada pensamos “anda tú, si no hemos comido nunca crema de zanahoria!” así que, aquí estamos, con la que nos faltaba en la mesa y lista para comer.
Como siempre, hemos cogido la receta base de la crema, le hemos quitado de aquí y de allá para hacerla más ligera, hemos adaptado las cantidades a nuestro rollo y este es el resultado que, debo decir, estaba bueno. Tanto como para repetir.
Aquí os dejamos nuestra versión de la crema, para que la probéis.

Ingredientes
-    150 gr. de cebolla (una pequeña)
-    150 gr. de puerro (dos grandes)
-    300 gr. de zanahoria (5 o 6)
-    1 litro de caldo de pollo (aprox.)
-    Tres cucharadas de aceite
-    Dos cucharadas de queso gouda rallado
-    Sal
-    Pimienta
-    Sal de ajo

Preparación
Cortar la cebolla y el puerro en brunoise (cuadraditos) y sofreir ligeramente en la olla con las tres cucharadas de aceite, durante 10 minutos. Añadir la zanahoria cortada en rodajas y cubrir con el agua. Salpimentar al gusto. Tapar la olla exprés y cocer durante 10 minutos una vez que la olla haya empezado a expulsar vapor.
Pasados los 10 minutos, retirar del fuego y poner en un vaso para batidora. Añadir el queso y triturar. Servir con un poco de aceite por encima.

martes, 5 de marzo de 2013

Berenjenas boloñesa (berenjenas rellenas "revisited")


Las berenjenas rellenas fueron una de nuestras primeras recetas. Están en el blog desde febrero de 2011, cuando empezábamos. Como desde entonces hemos avanzado, investigado e incluso hasta diría que mejorado, hemos decidido que algunas de las recetas que hacemos de forma diferente (ni mejor ni peor, diferente), bien porque hemos cambiado ingredientes, bien porque hemos innovado en la preparación, como es el caso, las vamos a volver a colgar.
En este caso os presentamos esta variación en la que, básicamente, lo que hacemos es cocinar las berenjenas con el estuche de vapor, cosa que reduce ostensiblemente los tiempos de cocción y que, por lo tanto, hace esta receta más fácil y más rápida, aunque igual de sana, que en su versión 1.0.
De hecho, aquí os vamos a poner la versión 100% vapor, que como viene siendo habitual hemos sacado del libro “De la cocina a la mesa en 10 minutos” y la versión mixta, que es la que hemos hecho nosotros para la comida de mañana. También hemos cambiado algún ingrediente, añadiendo especias que le dan un puntito diferente. Si aún así, queréis probar la versión tradicional, la podéis encontrar aquí.
El tiempo de preparación es de 20 minutos. Hoy en media hora de reloj he hecho la cena y la comida de mañana, así que no os compliquéis la vida y a por ella.

Ingredientes (para 2 berenjenas)
-    2 berenjenas medianas
-    200 gr. de carne picada
-    300 gr. de tomate triturado o frito
-    100 gr. de cebolla
-    Sal
-    Sal de ajo
-    Nuez moscada
-    Pimienta
-    2 cucharadas de aceite
-    Queso rallado

Preparación
Con estuche de vapor
Partir las berenjenas por la mitad y poner 2 mitades en el estuche con 4 cucharadas de agua. Cocinar 6 minutos y medio a potencia máxima. Repetir la operación con las otras dos mitades.
Mezclar en un bol la cebolla cortada en trozos pequeños, el tomate frito y la carne y salpimentar al gusto.
Vaciar las berenjenas, una vez cocidas, cortar en trozos pequeños y añadir a la mezcla anterior. Rellenar las berenjenas con la mezcla y espolvorear queso rallado por encima.
Colocar en el estuche dos mitades, encima de la rejilla y cocinar 5 minutos. Repetir la operación con las dos mitades restantes y servir.

Opción mixta
Cocer las berenjenas como se indica en el apartado anterior, utilizando el estuche de vapor. Mientras tanto, cortar la cebolla en trozos pequeños y sofreír durante 5 minutos en una sartén con 2 cucharadas de aceite. Añadir la carne y cocinar hasta que se haya sumido el agua que suelte. Incorporar el tomate triturado natural, salpimentar y añadir una pizca de nuez moscada y sal de ajo al gusto, junto con la pulpa de la berenjena. Cocinar 10 minutos más.
Rellenar las berenjenas con la mezcla, espolvorear con queso rallado y gratinar 5 minutos en el horno precalentado a 180º

Nota
Estas cantidades son para hacer un plato único. Si quereis hacer las berenjenas como segundo plato, haced sólo una berenjena (una mitad por persona), con lo cual debereis reducir las cantidades a la mitad. Os recomendamos combinarla con una buena ensalada para completar la ración de verdura si quereis hacer dos platos.

jueves, 14 de febrero de 2013

Timbal de verduras


Por fin volvemos otra vez con una receta. Después de caer en la tentación del brownie esta vez nos vamos a portar bien y compartimos una receta más ligerita, volviendo a nuestro “leitmotif”, porque nos gustan las cosas fáciles, rápidas y sanas. Vamos, lo que viene siendo comer estupendamente sin complicaciones. Ya sabeis que en su día recomendamos el libro “De la cocina a la mesa en 10 minutos” de Lekue y la Fundació Alícia, pues resulta que ahora hemos descubierto “Recetas de supervivencia para principiantes”, de donde hemos sacado esta. Y yo me pregunto ¿cómo he podido vivir todo este tiempo sumida en la ignorancia de la existencia de estas dos joyas de la cocina para individu@s estresad@s como yo misma y mi señor marido? Si teneis la oportunidad ojeadlos, y os aseguro que os los llevareis a casa en el ipso facto.
Como vais a comprobar en breve, esta receta cumple ampliamente con el objetivo del blog: es muy rápida (sobretodo si la hacéis al vapor), podría incluso llegar a colar si estáis a dieta, siempre que desterréis el queso rallado, y está de muerte. Si queréis ser la envidia de la oficina, con este plato vais a triunfar, y vuestros compañeros os van a nombrar cocinillas oficial. Aviso: esto tiene un riesgo, y es que en próximos eventos seguramente os tocará el bizcocho/pastel/galletas o similares (pero oye, si aparece un jefe por allí igual ganáis puntos, que la comida es un ente poderoso de motivación del equipo).
Total, que ya veis que con cuatro verduritas, una patata y un poquito de salsa de tomate, en un momento montamos una de órdago a la grande. Ahora os toca a vosotros, a ver qué tal.

Como siempre en estos casos, os dejamos la doble versión: con estuche de vapor, para los que lo tienen y en modo convencional para los que aún no se han animado.

Ingredientes
-    1 berenjena mediana
-    1 patata mediana
-    1 calabacín
-    200 gr. de tomate natural triturado
-    Queso rallado (75 gr. aprox.)
-    Sal
-    Pimienta

Preparación
Con estuche de vapor:
Cortar las verduras en láminas y disponerlas en capas en el estuche de vapor, alternando la berenjena, la patata y el calabacín. Salad ligeramente cada capa para que el conjunto no os quede soso (ojo, ligeramente, que si os pasáis quedará salado). Cuando hayáis hecho una capa de cada, cubrid con el tomate triturado y un poco de queso y volved a colocar capas sucesivas encima, en el mismo orden. Finalizar cubriendo con el tomate y el queso.
Cocinar en el microondas a potencia máxima durante unos 15 minutos.
Servir y listo!

Método tradicional:
Cortar las verduras en láminas y disponerlas en una bandeja de horno de la misma manera explicada en el punto anterior. Precalentar el horno a 200º arriba y abajo y cocinar durante unos 15-20 minutos (recordad que hay que estar atentos, que cada horno es un mundo). Antes de sacar el plato, comprobar que la patata está bien cocida y si aún está dura, dejar unos minutos más.

sábado, 26 de enero de 2013

Darth Brownie: La llamada del lado oscuro


Míralo tú mismo. Desde aquí serás testigo de la destrucción de la Alianza, y el fin de tu insignificante rebelión” Emperador Palpatine

Sergio es un gran fan de Star Wars y yo, que me pinto para las frikadas y soy una fan incondicional de la vestimenta negra como modo de vida, caí rendida a los pies de Darth Vader en cuanto lo conocí. Sabiendo de nuestras debilidades, mis compañeros de trabajo, que son muy imaginativos, me regalaron el molde con el que hemos hecho esta receta a cambio de proveerles de algún pequeño Vader para desayunar.
Y sí, efectivamente estamos a dieta, pero hay veces que el camino de la pérdida de kilos se hace duro y el poder del lado oscuro nos vence, aunque la fuerza sea muy intensa en nuestra familia. Así que, tal como dice el Emperador, hemos abandonado momentáneamente nuestra rebelión contra los kilos.
La receta, como otras veces, es de Mónica, una Jedi con muy buena mano para la repostería que nos provee de recursos en este ámbito siempre que es necesario. En las notas os ponemos dónde conseguir el molde, por lo menos para aquellos que sois de Barcelona o alrededores.
No os lo penséis más, daos un caprichito y entrad en el reverso tenebroso de la fuerza por la puerta grande.
Este es vuestro brownie. Examinad vuestros sentimientos, sabéis que es verdad.

Ingredientes
-    150gr de chocolate de postres
-    200gr de azúcar
-    200gr de mantequilla
-    80gr de harina
-    4 huevos
-    10 nueces aprox.

Preparación
Poner un cazo en el fuego y fundir el chocolate junto con la mantequilla. Batir los huevos y añadir el azúcar poco a poco.
Incorporar el chocolate fundido con la mantequilla a los huevos batidos y mezclar bien. Añadir poco a poco la harina y mezclar continuamente para que no queden grumos. Añadir las nueces previamente troceadas
Verter la mezcla en un molde y hornear a 180º unos 30 minutos aproximadamente. Pasados 20 minutos controlad la cocción porque ya sabéis que cada horno es un mundo y puede ser que esté listo en menos o que necesite un poco más de tiempo.

Nota
Con esta receta el brownie os quedará un tanto “bizcochón”, sobretodo si os pasáis un poquito con el tiempo de horno.
El molde, y otros gadgets culinarios relacionados con Star Wars los podeis encontrar (en Barcelona) en la tienda “The Cine” en la calle Floridablanca 26.

domingo, 20 de enero de 2013

Empanadillas vegetales al horno



Ya sabéis que estamos en plena operación “Lorza del Desierto”, y que le hemos declarado la guerra a las grasas invasoras que se han venido a vivir con nosotros después de Navidad. Eso requiere muchos sacrificios (qué os voy a contar que no sepáis), pero siempre se puede encontrar alguna argucia para darnos un caprichito sin cabrear a la báscula. Ésa es la filosofía de este plato. A priori las empanadillas están absolutamente prohibidas en una dieta “comme il faut” (o como se escriba), pero nuestr@ dietista demostraría ser un desalmad@ si no nos dejara disfrutar de estas, puesto que cumplen con todas las premisas establecidas: las grasas están bajo mínimos, tienen mucha verdura y sí, aportan un poquito de hidratos, pero para un aperitivito de fin de semana, cuela, no?
Total, que si os queréis dar un caprichito “light” estas son ideales. Y si no, que nuestra dietista se manifieste en contrario y me comeré mis palabras. Vamos allá!

Ingredientes (para unas 8 empanadillas)
-    8 obleas de empanadilla
-    70 gr. de puerro
-    100 gr. de calabacín
-    75 gr. de zanahoria
-    1 huevo
-    2 cucharadas de aceite
-    Parmesano (opcional)
-    Sal

Preparación
Cortar las verduras en cuadraditos muy pequeños (brunoise). Poner al fuego una sartén con el aceite y  cocinar las verduras a fuego medio hasta que estén bien hechas. Para que no se peguen y se hagan correctamente con tan poca aceite, tapad la sartén con una tapadera, eso ayudará a que las verduras se cocinen con su propia agua y vapor. Salad al gusto.
Disponer las obleas en una superficie limpia (una fuente, una tabla de cortar, etc.). Rellenar con la verdura y cerrar. Marcar los extremos con un tenedor para garantizar que los dos lados quedan bien pegados y no se abren.
Precalentar el horno a 180º. Poner las empanadillas en una fuente, untar la parte superior con huevo, con la ayuda de un pincel, y meter en el horno entre 5 y 10 minutos (vigiladlas, porque el tiempo depende del horno), hasta que estén doradas.

Nota
Si queréis hacerlas un poco más sabrosas y os da igual el aporte calórico, añadid a las verduras, una vez cocinadas, una cucharada de parmesano. Esto hará que queden más melosas y les dará un sabor diferente.

miércoles, 9 de enero de 2013

Verduras con butifarra



Tengo la casa llena de gadgets de cocina. Desde que empezamos la aventurilla del blog hemos ido adquiriendo (sobre todo yo) moldes, pequeños electrodomésticos o aperos varios que usamos en algunas recetas y que en la mayor parte de casos, porqué no decirlo, están más tiempo parados que en uso. No obstante, a veces te compras algún aparejo que te sorprende y al que realmente le sacas partido. Este ha sido el caso del estuche de vapor de Lekué. Conste que no patrocinan esta entrada, ni me han regalado nada, ni tan siquiera nos retwitean cuando hablamos de ellos, pero como nuestra experiencia con este gadget es espectacular, no nos hace falta nada de eso para recomendarlo.
Lo tenemos desde este verano y, la verdad, al principio hacíamos de vez en cuando alguna verdurita al vapor y poco más, pero hace un par de meses, con el libro “De la cocina a la mesa en 10 minutos", que han editado con la Fundación Alícia, se nos abrió todo un mundo de posibilidades. La primera semana que tuvimos el libro en casa comimos y cenamos cada día recetas hechas con el estuche de vapor. Impresionante, en media hora teníamos comida y cena hechas sin manchar ni un fogón. Más fácil imposible!
Total, que este estuche se ha convertido en uno de nuestros métodos de cocción favoritos, que, además, coincide plenamente con el nombre del blog, porque no puede ser más fácil, ni más rápido y es sanísimo, ya que reducimos el aporte de grasas de forma drástica. Así pues, la receta de hoy la haremos con el estuche, aunque también daremos la opción “convencional” para los que no lo tengáis. No hace falta decirlo, pero es una de las que están recogidas en el libro que hemos citado, aunque hemos cambiado cantidades y tiempos de cocción para hacerlo para dos y adaptarlo a nuestro gusto.

Ingredientes
-    100 gr. de calabacín
-    75 gr. de zanahoria
-    75 gr. de cebolla
-    100 gr. de tomate triturado o rallado
-    10 espárragos verdes
-    6 champiñones medianos
-    2 cucharadas de aceite
-    120 gr. de butifarra (o salchichas)
-    Sal
-    Agua

Preparación
Con estuche lekué:
Cortar las verduras a tiras cortas. Ponerlas en el estuche de vapor junto con 3 cucharadas de agua, 2 de aceite y sal al gusto. Meter el estuche en el microondas y cocinar a potencia máxima (800W) 5 minutos.
Cortar la butifarra en trozos pequeños, añadir al estuche y cocinar 4 minutos más. Dejar reposar 30 segundos en el estuche.

Método tradicional:
Cortar las verduras a tiras cortas. Poner a fuego una sartén con tres cucharadas de aceite. Añadir a la sartén la cebolla, la zanahoria y el calabacín y cocinar durante 5 minutos a fuego medio. Añadir posteriormente los espárragos, los champiñones y el tomate y cocinar durante 10 minutos más. Finalmente añadir la butifarra cortada en trozos pequeños y cocinar durante 5-10 minutos o hasta que esté al punto de cocción que nos guste.
Retirar del fuego y servir.

Nota
Nuestra receta está hecha con butifarra de setas. En este campo cada vez podeis encontrar más variedad y el hecho de poder combinar los diferentes sabores con la verdura hará que cada vez tengáis un plato diferente.
También lo podéis probar con salchichas de pollo o pavo para hacer el plato aún más ligero.

sábado, 5 de enero de 2013

Menú ligero para empezar el año

Feliz año nuevo!
Volvemos a empezar nuevo año y, cómo no, lo estrenamos con unas lorcitas de más que nos han traídos los Reyes, puesto que hemos sido unos comensales ejemplares en las comidas familiares de estos días. Como no tenemos el patrimonio exclusivo del michelín, ni mucho menos, una de nuestras seguidoras en Twitter (Virginia) nos ha pedido si podíamos darle alguna pista para perder los kilillos de más y hacerle un menú “fácil, rápido, sano y bajo en calorías”.
Como somos muy cumplidores, hoy publicamos este menú ligerito, ligerito, que nos ayudará a compensar algún que otro exceso. Las recetas del menú las encontrareis todas en el blog (sólo tenéis que poner el nombre en el buscador), excepto una que es nueva y colgaremos a media semana.
El año pasado, junto con Manu, Elena, Lolo, Maite y algún twittero más, iniciamos después de Reyes el proyecto “Yes we can” en el que todos, con más o menos éxito, hacíamos un poco de dieta y nos animábamos y confesábamos cuando cometíamos algún pecadillo. Por eso hemos bautizado este menú como el de la 2ª edición del “Yes we can” porque las penas compartidas, son menos.

  
La base de este menú es la reducción drástica de grasas e hidratos de carbono, con lo cual, debéis tener en cuenta que tendréis que cocinar con muy poca aceite (máximo 2 cucharadas por persona y comida). Además, estaría bien que siguierais estos consejillos:
-    Imprescindible beber mucho líquido, unos dos litros de agua al día. Este método se bautizó en su día en twitter como “hacer el nenúfar” y como tales os tendréis que comportar esta semana.
-    Para desayunar café solo y cereales o tostadas con queso light. Nada de bocatas ni embutido. Por supuesto la leche desnatada o semi.
-    A media mañana y a media tarde, una pieza de fruta. A poder ser, que no sea plátano o uvas, que contienen bastante azúcar.
Podeis confiar plenamente en el menú que os presentamos, porque hemos contado con el consejo de Marta, la hermana de Sergio, nutricionista y asesora ocasional del blog. Si quereis seguirla en facebook, aquí os dejamos el link, que a veces también cuelga unas recetas bajas en calorías y muy fáciles.
Dicho esto, el lunes os quiero ver subiditos en la balanza para controlar vuestro peso y así me explicáis el viernes cuánto habéis perdido.