sábado, 28 de enero de 2012

Recetas de mamá: Buñuelos de bacalao


Muy buenas!
Viendo esta receta va a resultar imposible que os creáis que estamos a dieta: pues lo estamos. Lo que pasa es que tenemos recetas guardaditas que hay que ir sacando a la luz. Además, éste esfuerzo que estamos haciendo ara perder unos kilillos tiene sus descansos, y una vez a la semana nos permitimos un caprichito, por lo tanto podría ser perfectamente que nos hubiéramos comido estos buñuelos tan estupendos que os proponemos hoy. El problema principal que tienen los buñuelos (ya sean estos o los dulces, como los de viento) es que se fríen con mucha aceite y, por lo tanto, tienen un aporte de grasas muy elevado. Aún así, de vez en cuando un capricho como este tampoco hace daño, el secreto es, como en todo, no pasarse.
Vamos a ver qué os parecen!

Ingredientes
-    300 gr. bacalao desalado
-    1 huevo
-    2 cucharadas de harina
-    Ajo
-    Perejil
-    Una punta de cucharilla de moka de levadura royal

Preparación
Poner el bacalao desmigado en un vaso de batidora. Añadir el huevo, la harina, el ajo, la levadura y perejil al gusto. Triturar hasta que quede una masa compacta.
Poner al fuego una sartén con abundante aceite. Una vez caliente ir añadiendo la masa en bolitas más o menos homogéneas, ayudándonos con una cuchara si fuera necesario.

Dejar que se frían en la sartén hasta que estén bien dorados.
Retirar y poner en una fuente con papel secante para absorber el exceso de grasa.

martes, 24 de enero de 2012

Garbanzos salteados con setas


Hola de nuevo!
El tema de los propósitos de año nuevo es algo que me parece muy útil para iniciar cosas nuevas, o simplemente para exigirte un esfuerzo extra aprovechando el cambio de año como excusa. Yo me puse dos: quitarme unos kilitos (de ahí que os machaquemos con recetas aptas para la dieta) y dedicarle más tiempo al blog. El primero lo llevo medio bien, pero hay que decir que el segundo está costando más. Resulta difícil encontrar tiempo llegando a casa tan tarde, ya no sólo para cocinar, sino, más que nada, para compartir nuestras experiencias en la cocina. Aún así, poco o mucho, vamos actualizando y manteniendo nuestro recetario, que, para nuestra sorpresa, cada vez interesa a más gente (ap.rovecho aquí para daros las gracias a todos!!)
Hecha esta introducción, un poco “rollo”, a modo de disculpa por no frecuentar más el blog, pero con propósito de enmienda, entramos en la receta de esta semana. Esta también es “de dieta”, pero ya os advierto que la que viene este fin de semana le va a pegar una patada espectacular (porque también hay que respetar a los que no quieren perder quilos). Es una receta original, que hemos elaborado a nuestra manera a partir de una idea de nuestra dietista particular. Combina las legumbres con setas, que nos aportan la ración de verdura necesaria y que, además, como sabéis, son muy ligeras, dado que tienen un contenido muy bajo en hidratos y grasas. También contienen fibra, lo cual nos ayudará si estamos intentando controlar nuestro peso. La combinación, que a mi a priori me generaba ciertas dudas, ha resultado muy rica, y creo que volveremos a probarlo.

Ingredientes
-    300 gr. de garbanzos cocidos
-    450 gr. de setas variadas de temporada
-    150 gr. de cebolla
-    2 cucharadas de aceite
-    Sal
-    Perejil picado

Preparación
Cortar la cebolla en cuadraditos y rehogar en una sartén con las dos cucharadas de aceite a fuego medio durante unos 5 minutos.
Cortar las setas en trozos medianos y añadirlos a la sartén. Saltear durante unos 10 minutos hasta que las setas se hayan cocinado. Añadir los garbanzos previamente cocidos y sal al gusto. Remover y cocinar durante unos 3-4 minutos más.
Servir y espolvorear con perejil picado.

Nota
Nosotros en esta receta hemos utilizado champiñones, setas portobello, gírgolas (creo que también se llaman champiñón ostra) y unas setas similares al shiitake que tenían en la frutería, pero que no se cuáles eran. En cualquier caso, podéis hacer la combinación que más os guste con las que encontréis en vuestra tienda habitual.

miércoles, 18 de enero de 2012

Platos especiales: flan de mango



Muy buenas tardes!
Ya sabéis que estamos a dieta (se nota tanto en los comentarios, como en los post que colgamos últimamente), pero como tenemos el firme propósito de demostrar que hacer dieta no es sinónimo de sufrir, la receta de hoy es un caprichito light que nos alegrará los postres con muy pocas calorías.
Estos flanes de mango los encontré en la web misrecetas.com, elaborada por Carme Castillo, pero hemos hecho algunos cambios, entre ellos, cambiar la cantidad de gelatina que indican porque a mi no me cuajaban ni a la de tres. Más allá de eso, la receta quedó muy rica y es, además muy sencilla, con lo cual es adecuada también si la queréis hacer entre semana y no disponéis de mucho tiempo.
Con las cantidades que os indicamos a nosotros nos han salido 5 flanes, pero teniendo en cuenta que los recipientes eran más grandes que un molde de flan normal, creo que os saldrán unos 6 sin problemas.
Hacednos caso y disfrutad de vuestra dieta!!

Ingredientes
- 1 mango maduro grande
- 2 yogures desnatados
- Zumo de medio limón
- 1 sobre de gelatina neutra
- 300 ml. de agua
- Edulcorante

Preparación
Pelar el mango, cortarlo a trozos y triturarlo en la batidora. Añadir los dos yogures y triturar hasta obtener un puré fino (con el mínimo de grumos o trozos enteros de fruta). Añadir el zumo de limón y remover hasta que se integre en el puré. Probar y añadir edulcorante al gusto hasta obtener el dulzor deseado.
Poner el agua al fuego y, una vez empiece a hervir, añadir la gelatina y remover hasta que quede totalmente disuelta.
Poner la gelatina en un bol y añadir lentamente el puré, removiendo con movimientos envolventes para garantizar que ambas texturas se integran correctamente.
Verter la mezcla en los moldes y dejar en la nevera hasta que los flanes queden totalmente cuajados.

Nota
Podéis utilizar edulcorante líquido o en polvo. Nosotros hemos usado sólo un sobre de edulcorante en polvo, pero eso dependerá de lo dulce que os guste el postre.

sábado, 14 de enero de 2012

Ensalada de cogollos con atún



Buenas!
El plato de hoy no tiene ningún misterio, pero como se trata de dar ideas para tener una buena colección de recetas ligeritas y fáciles, para que la dieta no nos aburra y acabemos comiendo todas las semanas lo mismo, hemos decidido colgarlo. El objetivo final es comer ligero, perder unos kilos, pero disfrutar con la comida en la medida en que se pueda, por lo tanto cuanta más variedad dentro de lo permitido, mejor, y las ensaladas dan para mucho, porque nos permiten una gran variedad.
Esta ensalada de cogollos estaba en el menú de esta semana, por lo tanto, para los pocos que no supierais como hacerla, aquí la tenéis.

Ingredientes
-    6 cogollos
-    2 tomates de ensalada medianos
-    2 cebolletas
-    2 latas de atún en aceite (al natural si hacéis dieta)
-    4 cucharadas de aceite
-    Vinagre
-    Sal

Preparación
Lavar bien los cogollos y partirlos a lo largo en 4 trozos. Disponerlos en el plato haciendo un círculo. Cortar el tomate y la cebolleta como prefiráis (en láminas, en dados, etc.) y poer sobre los cogollos. Finalmente añadir el atún, aliñar con aceite, vinagre y sal y servir.

Nota
Tened en cuenta que para que el plato sea más ligero, el atún tiene que ser al natural y debéis reducir la cantidad de aceite a un máximo de 2 cucharadas por persona.
También podéis sustituir el atún por anchoas si lo preferís, el plato quedará riquísimo igualmente.

lunes, 9 de enero de 2012

Menú primera semana de enero: ligero y depurativo



Buenas tardes!
Ahora hacía mucho tiempo que no compartíamos un menú, pero dado que en estos días más de un@ toma la firme decisión de ponerse a dieta y eliminar de su cuerpo y de su vida algún gramito de más ganado a pulso durante las fiestas, hemos decidido compartir este primer menú del año, que está especialmente pensado para este fin. En la elaboración de este menú nos ha ayudado una nutricionista, o sea que podeis confiar en él porque hay una profesional detrás.

Como veréis hay mucha verdura, bastante pescado y cero salsas. Además, aunque sea un poco soso, la mayor parte de los platos están hechos a la plancha, método más que eficaz para cocinar con poca grasa. Para hacer estos platos más jugosos echad mano de las especias (pimienta, orégano, comino...), que no engordan y le dan alegría al plato También hay bastantes ensaladas, que podeis sustituir por alguna crema de verdura si os gustan más, respetando siempre las cantidades recomendadas. En cualquier caso, hemos intentado que sea variado además de equilibrado, para que no resulte soso de entrada. Para que sea 100% efectivo, no olvidéis beber 2 litros de agua al día, os ayudará a eliminar líquidos.

Cosas a tener en cuenta:
- Para cocinar debéis utilizar, como máximo, 2 cucharadas de aceite por comida y persona y no pasaros con la sal.
- La cantidad de verdura por comida y por persona son 300 gr. En los casos en que los dos platos tengan verdura, tenedlo en cuenta a la hora de distribuir las cantidades. En el caso de los cereales (pasta, arroz, patata o pan) serán 50 gr. por persona.

Ya nos contaréis qué os parece!

jueves, 5 de enero de 2012

Platos especiales: Pastas de hojaldre saladas


Hola a todos!
Apurando los últimos días de fiesta que nos quedan y a falta de Roscón (me voy a plantear seriamente hacerlo en año que viene), hoy nos animamos con estas pastitas saladas que hicimos en Nochevieja, pero de las que podéis tirar todo el año, porque quedaréis como un@s señor@s si tenéis invitados. Ahora, os digo desde ya que difícil no es, pero rápido tampoco. Echadle paciencia porque son laboriosas y en función de las que hagáis os vais a pasar un ratito. La ventaja es que se pueden hacer con antelación porque aguantan muy bien y se comen frías.
Las descubrimos en Nochebuena. Cuando llegamos a casa las estaban haciendo entre la madre y la hermana de Sergio y nos pareció tan buena idea (y estaban tan tremendas) que las exportamos para la cena con mi familia en Nochevieja.
Con las cantidades que os ponemos salen aproximadamente unas 90 unidades (un par de bandejas como la de la foto) que suponen un par de hornadas.
Los que no hagáis Roscón, animaos para la comida de Reyes!

Ingredientes
-    2 bases de masa de hojaldre
-    2 salchichas de Frankfurt
-    2 chistorras
-    Un trocito que queso brie
-    2 latas de atún en aceite vegetal
-    2 pimientos del piquillo
-    1 tarrina de sobrasada
-    50 gr. de sésamo crudo
-    1 huevo

Preparación
Para las pastitas de frankfurt o chistorra:
Extender la masa y cortarla en tiras. Hacer cuadraditos y colocar encima el frankfurt o la chistorra en lonchas. Apretar bien para que no salten al crecer la masa en el horno. Untar con  huevo la parte superior y decorar los de frankfurt con un poco de sésamo crudo y los de chistorra con perejil picado.

Para las pastitas de atún:
Hacer una tira ancha (el doble de una normal) y poner encima el atún desmigado y el pimiento del piquillo en tiras. Envolver el atún con la masa formando un rollo y untar las puntas con huevo batido para que no se separen en el horno. Cortar en trocitos de un dedo de ancho aproximadamente y poner en la bandeja con la parte donde se une la pasta por debajo. Untar con huevo la parte superior y decorar con orégano.

Para las pastitas de sobrasada:
Cortar un trozo de masa de unos 12 cm. de ancho. Untarlo con la sobrasada y enrollarlo. Untar con huevo la parte superior donde se junta la masa y apretar bien, para evitar que se deshagan en el horno. Colocar en la bandeja horizontalmente (si habéis cortado los trozos bien finos, no los podréis poner de otra manera) de manera que se vea la espiral. Untar con huevo la parte superior

Para las pastitas de queso:
Cortar la masa en cuadraditos como en las pastitas de frankfurt. Poner en medio de la parta un trocito pequeño de queso brie y cubrir con otro cuadradito de masa un poquito más grande. Unir ambas partes apretando con un tenedor (como si hiciéramos empanadillas) y poner en la bandeja del horno. Untar con huevo la parte superior y decorar con unos granos de sésamo.

Para hornear:
Poner el horno a unos 200º y precalentar unos 10 minutos. Pasado este tiempo, meter las pastas en el horno y cocinar durante unos 5-10 minutos (cada horno es un mundo!) hasta que veáis que la pasta está dorada.

Nota
Os aconsejo que antes de cortar tanto las pastitas de atún como las de sobrasada, las metáis unos 15-20 minutos en el congelador. Los rollitos se endurecerán, sin llegar a congelarse y será más fácil cortarlos sin que se deformen.

martes, 3 de enero de 2012

Crema de espárragos y champiñones


Muy buenas noches!
Aunque aún tenemos algunas de las recetas de esta Navidad para compartir y dado que hay quien ya ha empezado la guerra sin cuartel contra el michelín, hoy tenemos una receta ligerita para purgar los excesos de las fiestas. Eso sí, advertimos que nosotros no empezamos la dieta estricta (estrictísima, diría, porque ya no nos caben los pantalones) hasta pasado Reyes, que aún nos quedan algunos caprichos pendientes.
A lo que vamos, para aquellos que ya estéis en plena operación “antigrasa”, esta crema es ideal. Nos hemos basado en una receta de Blog de Recetas, pero la hemos adaptado a nuestro estilo, para hacerla aún más ligera.
La base de esta receta son los espárragos, que se caracterizan por sus propiedades diuréticas, pero como ya habíamos hecho la crema de espárragos sin más, hemos probado a combinarla con champiñones, otro clásico de las dietas bajas en calorías, dado su bajo contenido en grasa e hidratos de carbono. El resultado de esta combinación ha sido excelente y es un gran ejemplo de que hacer dieta no quiere decir pasar hambre ni comer soso.
Disfrutadla!

Ingredientes
-    400 gr. de espárragos trigueros
-    150 gr. de champiñones
-    1 litro de caldo de verduras
-    1 vaso de leche semidesnatada
-    Nuez moscada
-    Sal
-    Pimienta

Preparación
Lavar los espárragos y partirlos en trozos. Reservar unas puntas para la decoración (4 aproximadamente para cada plato). Repetir la operación con los champiñones, reservando también unas láminas.
Cocer ambas cosas con el caldo de verduras, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta al gusto durante unos 10-15 minutos. Cuando queden unos 5 minutos para acabar la cocción, añadir el vaso de leche.
Triturar en el túrmix, y pasar por el chino si fuera necesario, para evitar que queden hilos de los espárragos en la crema.
Saltear ligeramente las yemas de los espárragos y las láminas de champiñón en una sartén con un par de cucharadas de aceite y poner por encima de la crema para decorar.

Nota
Aunque sea más calórico y por tanto la crema no sea tan ligera, también podeis acompañarla con unos picatostes, “croutons” o unos trozos de pan frito o tostado.