miércoles, 25 de julio de 2012

Recetas de mamá: Coca de recapte



Bueno, pues para despedir el blog de momento, hasta que lo retomemos a mediados de setiembre, os presento una receta de la sección de “Recetas de mamá”, pero que guarda relación con la serie de posts de pizzas que hemos hecho recientemente.
Se trata de una “coca de recapte” que es como aquí en Catalunya se conoce a las cocas que se elaboran con verduras escalibadas por encima, generalmente pimiento, cebolla y berenjena. La razón de ser de este plato responde a la abundancia de determinados productos en temporada y a la necesidad de aprovecharlos, al mismo tiempo que de complementarlos con un elemento básico como son los cereales. Así, era típico que las mujeres llevaran a la panadería las verduras, y que el panadero les horneara la coca, añadiéndolas por encima.
En mi casa este plato lo asocio sobretodo al pueblo del que soy descendiente por parte de madre y donde mis padres tienen des de hace años una casa. Es una receta que mi madre suele hacer cuando hay algo extradinario –no sé, una fiesta u otro acontecimiento– y conviene dejar la cena hecha de antemano. También suele ser muy típico en las cenas populares que se suelen organizar, en las que cada uno trae algo. Es ideal para estos casos, entre otras cosas, porqué a diferencia de las pizzas se suele tomar en frio, pasadas unas horas des de su cocción.
Ultimamente también han resultado ser legendarias las cocas que hace la abuela de mi cuñado; una señora que realmente tiene mucha mano para la cocina, y de la que ya hemos colgado alguna receta por aquí.
Pues bien, solo me queda ya desearos que paseis un buen verano, que disfruteis las vacaciones –los que las tengáis– y en general mucha suerte a todos y a todas. Volvemos a la carga en setiembre, com más propuestas de cocina para todos los públicos.

Ingredientes
- 1 paquete de masa de hojaldre
- 3 tomates maduros
- 1 cebolla
- 1 berenjena
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 2 latas de atún
- Sal
- Pimienta
- Aceite de oliva virgen

Preparación
Pelar los tomates y triturar en el túrmix. Desenrollar la masa en una superficie plana, manteniendo el papel (sirve para meterla en el horno). Estirar usando un rodillo hasta darle una forma rectangular (aproximadamente).
Pelar los tomates, trocearlos y sofreírlos en una sartén con un poco de aceite. Una vez hecha esta operación, extender el tomate sobre la masa hasta que quede bien cubierta y salpimentar.
Previamente se habrán tenido que lavar los pimientos, la cebolla y la berenjena, cortarlos en láminas y escalibarlos (esta operación, para felicitarnos las cosas, la podemos hacer en el horno –o incluso en el microondas– tal como explicamos en su día). Una vez hecho esto, añadir las verduras escalibadas y cortadas en tiras, y distribuir el atún a montoncitos, por encima de la coca.
Precalentar el horno a 200º C. Meter la coca cuando esté caliente y cocinar durante 15- 20 minutos, hasta que los bordes de la masa estén dorados.

Nota
Como podéis ver, nosotros usamos para la coca una masa de hojaldre de las que venden preparadas, en lugar de una de pizza, pero también se podría hacer con una de pizza. Otra opción es hacer la masa nosotros mismos, aunque eso, claro esta, ya implica más trabajo.
Otra variación. En el pueblo –y también lo hace así mi madre– las cocas de recapte se suelen hacer en dos versiones. Una con sardina arengada (sardina salada, o de casco) y otra con llonganissa (una longaniza hecha de carne magra de cerdo y con especias, a la que a menudo se denomina, erróneamente, como butifarra –en todo caso, debería llamarse butifarra tierna–). Nosotros, como la arengada no nos gusta y no queríamos algo tan contundente como la llonganissa, introdujimos esta pequeña variación, y la hicimos con atún, que también quedó muy buena. En todo caso, la coca de recapte se caracteriza precisamente por no tener una receta fija, ya que hay diferentes variantes, en función de la zona: a veces se les añade bolets, otras veces patatas…
Otra opción para hacer la recetea aún más fácil –más rápida en realidad– es saltear los pimientos, la cebolla y la berenjena en una sartén, como hemos hecho con el tomate, cortados a tiras. Así os evitaréis un buen rato de horno, y de hecho las verduras se acabaran de hacer al mismo tiempo que la coca, pero nosotros preferimos hacerlo tal y como os lo hemos contado, para ser más fieles al original y porqué las verduras así quedan más tiernas, y más confitadas, al cocerse con su propio jugo.

1 comentario: