sábado, 14 de julio de 2012

Platos especiales. Espectáculo de pizzas y cocktails. Pizza nº 4: jamón, rúcula y parmesano

 
Pues bien, pasados unos días, por fin he encontrado el momento para colgar otra de las recetas del “espectáculo de pizzas y cocktails” que preparamos para la noche de San Juan.
Por otra parte, como veis, Raquel me ha recibido con los brazos abiertos en esto del blog. Tanto, que ya me veo que me va a tocar a mí ir actualizándolo por una buena temporada. Bueno, no pasa nada, total, ahora tengo bastante tiempo para hacerlo.
Como os dije en el post anterior a este, preparamos seis pizzas y las fuimos sirviendo en pequeñas porciones, para que todos los comensales pudieran probarlas todas. Después de las tres primeras pizzas, que eran más o menos clásicas –recordar que la tercera fue una vegetal–, empezamos ya con las más arriesgadas.
La primera de estas pizzas más originales fue esta pizza de jamón, rúcula y parmesano. Se trata de una receta que sacamos de la pizzería Il Picarolo, a la que solemos ir muy a menudo, ya que nos gusta mucho.
Una última cosa. La foto en este caso es de una porción, ya que con la vorágine de servir una pizza tras otra, en este caso no nos acordamos de hacer la foto hasta que la pizza ya estaba cortada y servida en los platos.

Ingredientes
- 1 paquete de masa de pizza
- 3 tomates maduros
- 150 gr. de mozzarella
- 100 gr. de jamón serrano
- 100 gr. de parmesano en polvo
- 75 gr. de rúcula
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Pimienta

Preparación
Pelar los tomates y triturar en el túrmix. Desenrollar la masa en una superficie plana, manteniendo el papel (sirve para meterla en el horno). Estirar usando un rodillo hasta darle una forma rectangular (aproximadamente).
Extender el tomate triturado sobre la masa hasta que quede bien cubierta. Espolvorear la mozzarella por encima, cubriendo el tomate. Salpimentar y añadir un chorrito de aceite de oliva. Finalmente, añadir el jamón serrano cortado bien fino y distribuir a trozos por encima de la pizza.
Precalentar el horno a 200º C. Meter la pizza cuando esté caliente y cocinar durante 15- 20 minutos, hasta que los bordes de la masa estén dorados. Sacar del horno y, antes de servir, espolvorear el queso parmesano y añadir la rúcula en crudo.

Nota
La receta original, tal como la hacen en Il Picarolo, es con “spek”, un embutido italiano, pero nosotros, como no lo encontramos, al final le pusimos jamón serrano cortado bien fino, y la verdad es que el efecto –de contraste con el parmesano y la rúcula– era bastante parecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada