martes, 10 de julio de 2012

Platos especiales. Espectáculo de pizzas y cocktails. Pizza nº 3: vegetal

 
Bueno, hacía tiempo que no me pasaba por aquí ¿verdad? Tanto que creo que ni los más viejos del lugar recuerdan un post mío. Concretamente hace un año que, por exceso de trabajo, tuve que dejar el blog en manos solamente de Reichel, pero tengo que decir que no solo mi ausencia no se ha notado si no que ella solita ha conseguido llevar esta historia hasta cotas insospechadas, gracias sobretodo al twitter y a los blogueros cocineros que por allí andáis, y a las movidas que montáis.
Pues bien, ahora yo, después de esta ausencia forzosa, me reincorporo a la faena –entre otras cosas porqué, como ya comentó Reichel, por fin he acabado la tesis!!! Y ahora dispongo de bastante más tiempo–. Aunque seguiremos en la línea de los últimos meses, intentaremos actualizar un poco más a menudo, ya que nos turnaremos Reichel y yo en la tarea –a veces ardua pero siempre gratificante– de ir actualizando el blog.
¡Y empiezo fuerte! Hace un par de semanas –concretamente, para la verbena de San Juan– hicimos una cena en casa con unos amigos. Y como aquí lo tradicional es, en esa fecha tan señalada, comer coca, nosotros pensamos en una variación del concepto, y preparamos un menú a base de pizzas, que los comensales fueron probando en pequeñas porciones, y que dimos en llamar “Espectáculo de pizzas y cocktails”, ya que las pizzas las maridamos –en un ejercicio original, al mismo tiempo que difícil– con una serie de cocktails. Así, yo me puse a los fogones –mejor dicho, al horno– con las pizzas y Reichel hizo las veces de barwoman, preparando los combinados.
Pues bien, pasados unos días, por fin he econtrado el momento para reemprender la faena, de manera que en los próximos días os voy a ir colgando las diferentes pizzas que preparamos (a ver si luego Reichel se anima con los cocktails). Hicimos seis, pero las dos primeras ya tienen cada una de ellas un post: éste y éste. Por tanto, empiezo por la pizza que cocinamos en tercer lugar, que fue una pizza vegetal, al estilo de las que hacen en la pizzería Dit i Fet.

Ingredientes
- 1 paquete de masa de pizza
- 3 tomates maduros
- 150 gr. de mozzarella
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 1 manojo de espárragos
- 3 ó 4 champiñones
- 1 cebolla
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Pimienta
- Oregano

Preparación
Pelar los tomates y triturar en el túrmix. Previamente se habrán tenido que lavar el pimiento y la cebolla, cortarlos en láminas y escalibarlos (esta operación, para facilitarnos las cosas, la podemos hacer en el horno –o incluso en el microondas– tal como explicamos en su día).
Desenrollar la masa en una superficie plana, manteniendo el papel (sirve para meterla en el horno). Estirar usando un rodillo hasta darle una forma rectangular (aproximadamente).
Extender el tomate triturado sobre la masa hasta que quede bien cubierta. Espolvorear la mozzarella por encima, cubriendo el tomate.
Añadir el pimiento y la cebolla escalibados, cortados en tiras. Añadir los champiñones cortados a láminas i los espárragos trigueros hechos a trocitos. Finalmente, salpimentar y añadir un chorrito de aceite de oliva. También se pueden espolvorear por encima unas hojas de orégano.
Precalentar el horno a 200º. Meter la pizza cuando esté caliente y cocinar durante 15- 20 minutos, hasta que los bordes de la masa estén dorados. Sacar del horno y servir inmediatamente.

Nota
A última hora tuvimos que cambiar algunos ingredientes respecto a la receta original, porqué no los encontramos, ya que en realidad ésta pizza, en lugar de los trigueros, lleva alcachofa, lo cual, junto con el pimiento escalibado, le da un toque de lo más original.
Normalmente nosotros solemos usar un diente de ajo a la hora de triturar el tomate para poner encima de la masa, pero en esta ocasión nos abstuvimos, para hacer las pizzas más suaves, no fuera que a alguno de los invitados le molestara el sabor del ajo.
Como podéis ver, seguimos usando masas de pizza ya preparadas (y más ese día, que fue un autentico reto preparar todas las pizzas a la vez, y luego irlas cociendo de una en una, a un ritmo adecuado para que los comensales las fueran degustando a su ritmo, y que aún estuvieran calientes. Así con todo, tenemos pendiente el hacer nosotros mismos la masa de pizza. De hecho, como sabéis, en su momento nos animamos con el pan, o sea que el próximo reto ha de ser éste.

2 comentarios:

  1. para mí las pizzas vegetales echas en casa son las mejores, dan igual los ingredientes con tal de que sean verduras, me vuelven loca!
    http://decorecetas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Pizza ortolana la llaman en el restaurante italiano al que suelo ir y siempre la pido porque es mi favorita.

    ResponderEliminar