jueves, 27 de octubre de 2011

Platos especiales: Alcachofas con jamón y queso de cabra.


Hola!
El plato de hoy lo encontramos en un libro de recetas muy original publicado por la Diputación de Barcelona para promocionar los mercados municipales y los productos que allí se pueden encontrar. El libro se llama “Del Mercat a la Taula” y lo podéis encontrar en su versión digital en la página de la Diputación. Cuando lo hojeamos, esta receta nos llamó muchísimo la atención porque es sencillísima pero tiene una pinta deliciosa, así que rápidamente decidimos incorporarla a nuestro recetario.
Aunque la colgamos entre semana porque creemos que es un plato que puede disfrutarse perfectamente a diario, la etiquetaremos como plato especial, porque también es una opción estupenda para cuando tengáis un compromiso. Además, se puede preparar con antelación y meter en el horno justo en el momento en que se vaya a servir.
Disfrutadla!

Ingredientes
-    6 alcachofas
-    100 gr. de jamón serrano (mejor si es ibérico)
-    1 rulo de cabra pequeño
-    Aceite de oliva virgen
-    Sal

Preparación
Lavar bien lavadas las alcachofas. Retirar el tallo (cortando un poco la base, para que se puedan mantener de pie) y cortar las puntas. Retirar las hojas exteriores más duras y abrirlas, intentando quitar o retirar la parte interior, de manera que queden como una cazuelita. Preparadas de esta forma, ponerlas a hervir en agua con abundante sal unos diez minutos. Este punto es importante, porque si las cocéis sin sal os quedarán sosas y con la forma que tienen, es un defecto muy difícil de corregir a posteriori y que deslucirá muchísimo el plato. Cuando haya acabado la cocción sacarlas del agua y dejarlas escurrir boca abajo un buen rato hasta que queden bien secas (el exceso de agua también puede ser percibido como un defecto a la hora de servirlas).
Una vez secas, rellenar la parte interior con el jamón, previamente cortado en taquitos o trocitos muy finos. Finalmente, colocar encima de cada alcachofa una rodaja de queso de cabra.
Meter en el horno previamente caliente y gratinar a 180º unos 5-10 minutos, hasta que el queso se haya dorado. Servir inmediatamente (este plato frío pierde mucho).

Nota
Para darle un toque más sabroso, podéis servirlas con una vinagreta de mostaza (podréis encontrar la preparación en el apartado de salsas).

domingo, 23 de octubre de 2011

Platos especiales. Pizza nº2: Cebolla, atún y tomate natural.


Buenas noches!
Ahora hacía bastantes días desde que colgamos la primera pizza y, este fin de semana, después de un sábado probando cervezas de importación y hablando de política (amistosamente) con los amigos, era el momento ideal para hacer una pizza rápida para cenar.
Esta es una de mis favoritas: es sencilla pero muy sabrosa. Sergio me acusa de sosa porque tiene pocos ingredientes, pero yo creo que no le hacen falta más. Para mí la combinación del atún con la cebolla y el tomate natural es insuperable. De hecho, desde la primera vez que probé el tomate en rodajas en la pizza se ha convertido en uno de mis ingredientes favoritos.
Ideal para los que no os gustan las complicaciones (y para hacerla en un pis-pas).
Saludos!
Ingredientes
- 1 paquete de masa de pizza
- 3 tomates maduros
- 1 diente de ajo
- 150 gr. de mozzarella
- 1 lata de atún
- 1 tomate de ensalada
- 1 cebolla
- Aceite de oliva virgen
- Sal
Preparación
Pelar los tomates y triturar en el túrmix junto con el diente de ajo. Lavar el tomate y la cebolla y cortarlos en láminas. Sacar el aún de la lata y escurrir el aceite para evitar que la pizza quede excesivamente aceitosa.
Desenrollar la masa en una superficie plana, manteniendo el papel (sirve para meterla en el horno). Estirar usando un rodillo hasta darle una forma rectangular (aproximadamente).
Extender el tomate triturado sobre la masa hasta que quede bien cubierta. Espolvorear la mozzarella por encima, cubriendo el tomate. Añadir el tomate en rodajas y la cebolla y salr ligeramente. Añadir el atún y un chorrito de aceite de oliva.
Precalentar el horno a 200º. Meter la pizza cuando esté caliente y cocinar durante 15- 20 minutos, hasta que los bordes de la masa estén dorados. Sacar del horno y servir inmediatamente.
Nota Si queréis, para darle un poco más de gusto, podéis espolvorear un poco de parmesano por encima recién sacada del horno, pero tal cual ya está bien.

jueves, 20 de octubre de 2011

Crema ligera de patata


Buenas noches,
Hoy entramos ya de lleno en las recetas de otoño/invierno, aunque de momento el tiempo no acompañe mucho, y volvemos a las cremas, que tanto nos gustan y que hemos tenido abandonadas durante el verano.
Esta es una de mis favoritas, me encanta el puré de patata y sus derivados de cualquier manera: con crema de leche, con mantequilla y, por supuesto, las patatas meneás, con comino y pimentón, tan típicas de Salamanca, de donde son mis padres y que tengo en cartera para este invierno.
Esta crema es ideal para entrar a formar parte de nuestros platos ligeros y rápidos de entre semana: tiene pocas calorías y se hace en un momento. Para tener un menú completo, nosotros la acompañamos con un segundo que aúna proteína y verduras: el solomillo de ternera con tomate. Así tenemos un menú completo, equilibrado y perfecto para llevar al trabajo.
Esperamos que os guste tanto como a nosotros.
Hasta la próxima!
 

Ingredientes
-    2 patatas medianas
-    1 cebolla
-    1 dl. de leche desnatada
-    2 cucharadas de aceite de oliva
-    Una pizca de nuez moscada rallada

Preparación
Pelar y lavar las patatas. Cortarlas en trozos y poner a cocer a fuego lento con agua y sal durante unos 20 minutos (quizá un poco más, dependiendo del tipo de patata que utilicéis). Pelar y picar las cebollas. Rehogarlas en una sartén unos 10 minutos con las 2 cucharadas de aceite.
Escurrir las patatas (conservando el agua de la cocción) y triturar junto con la cebolla. Añadir la leche y la nuez moscada y remover hasta que se integre. Si el puré queda muy consistente, añadir un poco de agua de la cocción de las patatas hasta obtener la textura deseada.

domingo, 16 de octubre de 2011

Repostería: Cookies con trocitos de chocolate ("family style")




Muy buenas noches!
Este fin de semana por fin me he atrevido con las galletas. La verdad es que para ser la primera vez que las hago me han quedado bastante bien (no lo tenía tan claro cuando me puse a hacerlas).
Esta receta es de mi cuñada Mónica. Me habían hablado muy bien de sus famosas “cookies” (mi hermano el primero, por supuesto), pero como la tengo lejos, no había tenido la oportunidad de probarlas. Un día que buscaba recetas para el blog pensé en ellas y me dije “si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”. Así pues, le pedí la receta y, aunque las manos no son las mismas, la esencia sí, así que por fin puedo decir que he probado las cookies de Mónica!!
Por lo tanto, ésta es desde ahora la receta de la familia y estas son nuestras cookies “family style”. Disfrutadlas!!

Ingredientes
- 250gr de mantequilla con sal
- 500gr de harina
- 1 sobre de levadura
- 3 huevos
- 2 tabletas de chocolate con leche
- 1 cucharilla pequeña de de azúcar avainillado
- 1/4 cucharilla pequeña de sal fina
- 1/2 vaso de azúcar moreno
- 1/2 vaso de azúcar blanco

Preparación
Cortar las dos tabletas de chocolate en trozos pequeños (mínimo cuatro trozos de cada onza, aunque yo he hecho ocho) y poner en el congelador una media hora.
Mezclar en un bol los huevos con el azúcar (moreno, normal y avainillado), la sal, la levadura y la mantequilla. Para que se pueda trabajar mejor, es recomendable meter la mantequilla previamente 1 minuto en el microondas.
Posteriormente añadir la harina poco a poco (si puede ser, tamizada, que facilitará la mezcla con el resto de ingredientes sin que se hagan grumos) y batir hasta que la masa sea homogénea. Al final queda bastante consistente y cuesta un poco trabajarla.
Añadir el chocolate y volver a mezclar hasta que de integre de forma uniforme en la masa.
Precalentar el horno a 180º y poner en una bandeja para el horno un papel de hornear (o de aluminio) untado con aceite, para evitar que se peguen. Hacer bolas con la pasta y aplastarlas en la bandeja intentando que las galletas tengan una forma redonda más o menos uniforme. Meter en el horno unos 10 minutos. Cuando se doren por la base, cambiar la posición del horno a grill y dejar que se doren por encima.
Sacar del horno y dejar enfriar.

Nota
Para que las galletas queden más uniformes podéis comprar moldes, pero comprad al menos dos, porque con tanta masa tendréis para 3 o 4 hornadas mínimo.
Podéis probarlas calientes. Tienen un gusto a gofre con chocolate riquísimo.

jueves, 13 de octubre de 2011

Macarrones con salsa de tomate y verduras


Buenas noches!
Ahora me ha dado por ahí y últimamente estoy haciendo variaciones libres de algunas recetas que me están dando muy buen resultado. La primera fue la pannacotta de frambuesa (personalmente incluso me gustó más que la “normal”) y ayer le tocó el turno a la pasta. La idea inicial era hacer pasta con tomate, plato socorrido donde los haya y rapidísimo para un día en que no sobre el tiempo para cocinar, pero tenía unas sobras de verdura en la nevera y pensé que seguro que le irían bien al plato. Así pues, haciendo pequeñas variaciones en la salsa napolitana de toda la vida, conseguí este platito de pasta con salsa de tomate y verduras que está estupendo para el tupper y que, vale, no es tan rápido como la pasta con tomate pelada y mondada, pero tampoco lleva mucho tiempo. El resultado ha sido más que aceptable y entra por la puerta grande en nuestras recetas preferidas para el menú semanal.
A ver qué os parece!

Ingredientes
- 100 gr. macarrones o cualquier otra pasta seca corta
- 200 gr. de tomate triturado natural
- ½ puerro
- 1 zanahoria pequeña
- ½ calabacín
- ½ berenjena
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación
Cocer la pasta durante unos 10 minutos en una olla con agua, aceite y sal.
Paralelamente, cortar las verduras en cuadraditos pequeños (brunoise). Poner el fuego una sartén con 3 cucharadas de aceite. Añadir el puerro y sofreír ligeramente un par de minutos. Añadir el resto de las verduras y sofreír durante unos diez minutos a fuego medio, removiendo a menudo para evitar que se quemen. Pasado este tiempo, añadir la salsa de tomate, salar al gusto y rehogar durante unos 5 minutos más.
Escurrir los macarrones, ponerlos en un plato y cubrir con la salsa. Servir inmediatamente.

Nota
Si añadís una pechuga de pollo cortada en tiras o 150 gr. de carne picada y lo cocináis junto con las verduras, tendréis un plato único completísimo que os ahorra cocinar un segundo para acompañar la pasta.

domingo, 9 de octubre de 2011

Platos especiales: Pannacotta con sirope de chocolate y frutos secos



Hola!
Hace un par de semanas me quedé con las ganas de hacer esta pannacotta “clásica”, por decirlo así, porque no pude encontrar gelatina neutra, pero lo que en principio parecía un inconveniente me dio la oportunidad de crear un postre original y estupendo que podéis ver aquí.
Pues bien, esta semana, gracias a Sergio, ya dispongo de gelatina neutra, así que ni corta ni perezosa esta mañana me he puesto con el postre, que cómo veis está para comérselo. Al final haremos un “monográfico”, con tanta pannacotta, pero es que es un plato de lo más sencillo y aparente, en 10 minutos haces un postre con el que quedas estupendamente cuando tienes invitados (y hasta parece que sabes un montón de cocina, jejeje).
Aquí os la dejo, y os animo a que la hagáis, que como veis no cuesta nada de nada.

Ingredientes (para 4 pannacottas)
- 500 ml. de nata para montar
- 8 gr. de gelatina en polvo (un poco menos de un sobre)
- 1 vasito pequeño de agua
- 2 cucharadas de azúcar
- Sirope de chocolate
- 20 gr. de nueces de macadamia crudas
- 20 gr. de nueces

Preparación
Poner la nata en un cazo a fuego medio durante unos 10 minutos.
Mientras tanto, calentar el agua hasta que hierva y añadir la gelatina. Remover hasta que quede totalmente diluida.
Cuando la nata esté a punto de cocer, añadir el azúcar y remover con unas varillas. Seguidamente añadir la gelatina y remover de nuevo hasta que quede totalmente integrada en la nata. Sacar la mezcla del fuego y distribuir en cuatro moldes individuales (para flan o similares). Dejar cuajar en la nevera durante unas 3 o 4 horas.
Para servir, desmoldar la pannacotta, poner por encima el sirope de chocolate y las nueces previamente picadas. Decorar el plato con frutas deshidratadas (nosotros hemos usado mango y orejones).

Nota Si queréis en vez de sirope, podéis ponerle por encima nutella rebajada con leche para que tenga una textura más ligera.

jueves, 6 de octubre de 2011

Ensalada de patata (o campera)


Buenas noches!
Esta semana está siendo muy movidita (creo que lo serán todas a partir de ahora) y se nos está haciendo un pelín complicado seguir el ritmo establecido, pero aún así, seguimos intentando cumplir con lo prometido y colgar un par de post semanales. Así pues, hoy un poco tarde, pero aquí estamos con una nueva receta.
Con esta damos los últimos coletazos al verano que hemos dejado atrás. Todo un clásico de las ensaladas: la de patata o campera, que a mi personalmente me encanta y que es un ejemplo de plato equilibrado, ligero e ideal para llevar al trabajo un día caluroso (cómo estos últimos que estamos teniendo, en este inicio de otoño tan singular).
Seguramente la mayoría la conocéis e, incluso, tenéis vuestra propia versión. Aquí os dejamos la nuestra, a ver qué os parece.

Ingredientes
-    1 patata mediana
-    1 tomate de ensalada
-    1 cebolleta
-    1 corazón de lechuga romana (o lechuga variada)
-    1 pimiento verde
-    1 lata de atún
-    1 huevo
-    Sal
-    Vinagre
-    Aceite

Preparación
Poner la patata a cocer en una olla durante 20-30 minutos (en función del tipo de patata puede tardar más). Antes de sacarla del fuego, pincharla con un cuchillo para comprobar que está cocida. Sacarla del fuego, pelarla y cortarla en cuadraditos.
Lavar la lechuga, el tomate, la cebolla y el pimiento. Picar en láminas y poner en una fuente junto con la patata. Añadir el huevo previamente cocido cortado en trozos y espolvorear la yema.
Añadir la lata de atún, aliñar al gusto con la sal, el vinagre y el aceite. Remover y servir.

Nota
Generalmente esta ensalada también lleva olivas, pero nosotros no se las hemos puesto para reducir el aporte de calorías.

domingo, 2 de octubre de 2011

Tallarines con acelgas y alcachofas


Hoy aparecemos rozando el larguero, que casi no nos da tiempo de colgar la receta del fin de semana y es que claro, tenemos tan poco tiempo entre semana que el sábado y domingo se nos acumula todo. 
La verdad es que tenía planificada otra pannacotta (aquella que quise hacer la semana pasada y me quedé con las ganas porque no encontré la gelatina neutra), pero ahora que ya tengo la gelatina, resulta que me olvidé de comprar la nata, así que para otro fin de semana será.
Total, que hoy toca un plato de pasta con verduras ligero y original que ya tenía ganas de probar. La idea la cogí del blog La cocina de Leonor, pero la he adaptado en función de los ingredientes que me faltaban (no encontré espinacas que me convencieran) y para poder comerla entre semana sin riesgo de pasarnos de calorías. También le he añadido pollo y así es plato único y nos ahorramos el segundo.
La verdad es que huele que alimenta, no sé como sabrá, pero mañana os lo cuento.
 
Ingredientes
-    100 gr. de pasta seca larga
-    200 gr. de acelgas
-    200 gr. de alcachofas
-    150 gr. de cebolla
-    2 ajos
-    4 granos de pimienta
-    4 cucharadas de aceite
-    Sal
-    1 chorrito de vino blanco
-    Un vaso de agua
-    2 pechugas de pollo pequeñas

Preparación
Cortar los ajos en láminas. Poner el aceite en una cazuela a fuego lento y añadir el ajo y los granos de pimienta. Dejar dorar durante unos 5 minutos, vigilando que no se quemen. Cuando los ajos estén dorados, retirarlos junto con los granos de pimienta y añadir la cebolla previamente cortada en juliana. Cocinar a fuego medio hasta que se ablande. Añadir las alcachofas limpias y cortadas en cuartos. Sofreír junto con la cebolla hasta que se doren ligeramente y añadir las acelgas, previamente lavadas y cortadas y el pollo cortado en trozos.
Rehogar durante unos 3 minutos y añadir sal al gusto, el chorrito de vino blanco y el vaso de agua. Dejar cocer hasta que se consuma el caldo.
Mientras tanto poner al fuego una olla con 2 litros de agua y sal y cocer la pasta. Una vez cocida, colar el agua.
Servir la pasta en un plato, poner las verduras encima y remover hasta que estén bien mezcladas. Servir inmediatamente.

Nota
Podéis hacer este plato también con espinacas, como nos sugiere Leonor y acompañándolo con parmesano.