martes, 27 de septiembre de 2011

Lomo de merluza con tomate y ajo







Buenas noches!
La semana pasada rompimos dinámica habitual, por culpa del trabajo y los múltiples compromisos, como siempre, pero a partir de ahora intentaremos seguir el hilo, es decir, publicar un post entre semana de comida que se ajusta a nuestro menú diario (ligera y fácil) y otro los fines de semana con una receta más elaborada (y para los críticos que siempre nos lo recuerdan, menos rápida, fácil y sana) de las que nos gustan pero sólo podemos hacer cuando tenemos un poco de tiempo.
Así pues, hoy nos toca una realmente fácil, rápida y sana y esta es un ejemplo perfecto. La encontré por casualidad el blog Cocinerando y me pareció tan tremenda que ya la he puesto en práctica. A Sergi le ha encantado y estoy segura de que a vosotros, si lo probáis, también. Creo que se va convertir en una de nuestras habituales.
Saludos!

Ingredientes
-    2 lomos de merluza
-    2 tomates maduros
-    2 ajos pequeños
-    Sal
-    Perejil
-    Aceite de oliva   

Preparación
Pelar los ajos y machacarlos en un mortero junto con el perejil. Partir los tomates por la mitad y rallarlos con ayuda de un rallador.
Poner un par de cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio y añadir el ajo y el perejil. Remover un poco sin dejar que se dore y añadir el tomate rallado. Cocer durante unos minutos, hasta que el agua del tomate se haya sumido un poco y añadir los lomos de merluza. Tapar la sartén y dejar que se vayan haciendo con el vapor durante unos 5-10 minutos, dependiendo del tamaño y grosor del lomo. Dar la vuelta un par de veces para que se haga por ambos lados y coja bien el sabor del tomate.
Servir la merluza en un plato con la salsa por encima.

Nota
Podéis acompañar este plato con unos tomates cherry salteados, como hemos hecho nosotros, para completar las raciones de verdura. Para hacerlos sólo tenéis que lavarlos y saltearlos en una sartén con un poco de aceite y perejil o albahaca, durante unos 5 minutos hasta que estén bien hechos y un poco blandos.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Plato especiales: Pannacotta de frambuesa con frutos del bosque


Muy buenas,
Como muchos ya sabréis, la pannacotta es un postre típico de Italia que como su propio nombre indica, se hace con “nata cocida”. La verdad es que a mi me encanta y hace días que quería hacerla, así que este fin de semana, no sin dificultad, he decidido hacer una.
Y digo lo de la dificultad porque en principio la idea era hacer una pannacotta al uso, es decir, sin más sabor que el de la propia nata acompañada con sirope de chocolate y unos frutos secos. Pero el destino se alió en mi contra y me fue imposible encontrar en todo el pueblo un supermercado que tuviera gelatina neutra. Así pues compré la gelatina de frambuesa y pensé que debía echarle imaginación al asunto. Pero luego vino lo siguiente: sin receta y sin haber hecho en la vida nada parecido, la verdad es que he tenido que hacer varias probaturas hasta conseguir lo que quería, aunque finalmente el resultado ha sido espectacular.
Por lo tanto, aquí os dejo esta pannacotta improvisada de frutas del bosque, que aunque ha sido un pelín más difícil de lo esperado, es muy fácil de hacer y ha quedado deliciosa. Todo un descubrimiento! No obstante, me guardo la que tenía pensado hacer para otro día y, por supuesto, la de verdad de la buena (una “vera pannacotta”, que se hace sin gelatina) que por lo laboriosa que es, requiere un fin de semana un poco menos movidito que este.
De momento disfrutad esta, y ya me contaréis.

Ingredientes
-    500 ml. de nata para montar
-    1 sobre de gelatina de frambuesa
-    1 vaso de agua
-    2 cucharadas de azúcar
-    150 gr. de mermelada de arándanos
-    150 gr. de frutas del bosque (arándanos, frambuesas, moras, fresas,…)

Preparación
Poner la nata en un cazo a fuego medio durante unos 10 minutos.
Mientras tanto, calentar el agua hasta que hierva y añadir la gelatina. Remover hasta que quede totalmente diluida.
Cuando la nata esté a punto de cocer, añadir el azúcar y remover con unas varillas. Seguidamente añadir la gelatina y remover de nuevo hasta que quede totalmente integrada en la nata. Sacar la mezcla del fuego y distribuir en cuatro moldes individuales (para flan o similares). Dejar cuajar en la nevera durante unas 3 o 4 horas.
Antes de servir poner al fuego una sartén y calentar ligeramente la mermelada junto con los frutos rojos, para darle una textura más fina y manejable. Extender sobre la pannacotta y servir inmediatamente.

Nota

Si no encontráis gelatina de frambuesa, podéis hacerla igual con gelatina de fresa. En cuanto a las frutas del bosque, si queréis hacerlo fuera de temporada, yo las he encontrado en alguna tienda especializada en congelados.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Platos especiales. Pizza nº1: bacon, jamon york y champiñones.


Buenas noches!
Hoy os traemos una pizza, plato típico del fin de semana, sencillo, rico y estupendo mientras ves un partido de fútbol (o de baloncesto, como es el caso en este momento) con una cervecita. A nosotros nos encantan, ¿y a quién no? Yo aún no conozco a nadie a quién no le guste la pizza, ni tan siquiera a mi hermana o mi cuñada, ¡y no les gusta el queso!
La ventaja de este plato es que permite miles de variaciones. Así pues, como colgaremos algunas más y tenemos poca imaginación para los nombres, las numeraremos. En este caso los ingredientes los ha elegido Sergio (porque aquí también siempre hay que negociar) y de hecho, la pizza la ha hecho él: una estupenda combinación de jamón york, bacon y champiñones. A ver qué os parece!

Ingredientes
-    1 paquete de masa de pizza
-    3 tomates maduros
-    1 diente de ajo
-    150 gr. de mozzarella
-    100 gr. de bacon o panceta
-    120 gr. de jamón york
-    ½ cebolla
-    6 champiñones grandes
-    Orégano

Preparación
Pelar los tomates y triturar en el túrmix junto con el diente de ajo. Cortar el bacon y el jamón en tiras finas. Lavar los champiñones y la cebolla y cortarlos en láminas.
Desenrollar la masa en una superficie plana, manteniendo el papel (sirve para meterla en el horno). Estirar usando un rodillo hasta darle una forma rectangular (aproximadamente).
Extender el tomate sobre la masa hasta que quede bien cubierta. Espolvorear la mozzarella por encima, cubriendo el tomate. Añadir la cebolla, el jamón, el bacon y los champiñones por encima, extendiéndoles de forma regular por toda la pizza. Espolvorear con orégano.
Precalentar el horno a 200º. Meter la pizza cuando esté caliente y cocinar durante 15- 20 minutos, hasta que los bordes de la masa están dorados. Sacar del horno y servir inmediatamente.

Nota
Podéis hacer la masa vosotros mismos, y seguramente la pizza será incluso mejor. Nosotros no nos hemos atrevido nunca y además la verdad es que con la masa precocinada te ahorras tiempo. Aún así, si queréis probar a hacerla vosotr@s mism@s, en este link de la web unapizza.es, encontrareis la manera auténtica y además de forma fácil y detallada.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tortilla de berenjenas con pimientos del padrón


Hola a todos otra vez!
Ya estamos a pleno ritmo en el trabajo, recuperando rutinas, estrés y, por supuesto, una dieta equilibrada para intentar compensar las cañitas y los excesos del verano. Nosotros lo hemos notado bastante, así que ya hemos empezado a controlar un poquito lo que comemos, pero como siempre, intentando no renunciar al sabor y a la variedad.
Además, resulta que aún teníamos algo de verdura del huerto y ayer se me ocurrió utilizar la última berenjena que nos quedaba para hacer una tortilla. En principio no tenía más misterio, hasta que descubrí unos pimientitos de padrón que se nos habían traspapelado y se me ocurrió ponerlos en la tortilla. La verdad es que tenía mis dudas, porque como “unos pican y otros non” corría el riesgo de pillar los que picaran y quedarme sin tortilla, pero al final el experimento ha quedado buenísimo. Los pimientos de padrón le dan un toquecito diferente, ya que son más suaves que el pimiento normal y apartando las pepitas reducimos las posibilidades de que piquen.
Una cena ligerísima y con un toque de riesgo ;)

Ingredientes
-    1 berenjena grande
-    5 o 6 pimientos del padrón
-    1/2 cebolla o una cebolleta
-    4 huevos
-    Aceite de oliva virgen

Preparación
Lavar y cortar la cebolla en rodajas finas. Lavar la berenjena. Cortarla a lo largo en dos mitades. Cortar de nuevo las mitades en dos y hacer rodajas finas.
 Retirar la parte superior de los pimientos (la del rabito) y sacar las pepitas del interior. Lavar los pimientos asegurando que no queden pepitas y cortar en rodajas muy finas.
Poner al fuego una sartén con dos cucharadas de aceite. Cuando esté caliente añadir la cebolla. Cocinar a fuego medio durante unos minutos hasta que empiece a ablandarse y añadir la berenjena y el pimiento. Cocinar unos 10 minutos hasta que la verdura esté cocida.
Batir los cuatro huevos y añadir directamente a la sartén. Remover ligeramente para que las verduras y el huevo se repartan de forma uniforme. Dejar cuajar y dar la vuelta. Repetir la operación hasta que la tortilla esté a nuestro gusto.


Nota
Podéis acompañarla con un tomate aliñado y así completareis la ración de verdura, que sólo con los ingredientes de la tortilla queda un pelín corta.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Repostería: "Cake" de nata con fideos de chocolate


Muy buenos días!
Hoy os traemos la receta de un “cake” buenísimo que hicimos ayer para el desayuno de hoy. A mi hace tiempo que me apetecía hacer algún bizcocho nuevo y, navegando en mis blogs preferidos para buscar ideas, encontré éste en el blog Magdalenas de Chocolate, donde podréis encontrar un montón de recetas de postres y repostería que tienen una pinta deliciosa. Cuando lo vi pensé que tenía que estar impresionante, así que no me lo pensé dos veces y ayer compré todos los ingredientes y por la tarde me puse manos a la obra.
Es súper sencillo de hacer, no tiene complicación alguna y os puedo asegurar que está riquísimo. Es un desayuno perfecto para un finde tranquilo, así que animaos y ya veréis qué bueno está!

Ingredientes
- 200ml nata líquida para cocinar
- 200gr azúcar
- 450gr harina
- 3 huevos
- 1 tacita de aceite
- 1 sobre de levadura
- 1 paquete de fideos de chocolate
- 1/2 vaso de leche

Preparación
Batir los huevos con el azúcar. Añadir el aceite y batir de nuevo. Añadir la nata y seguir batiendo hasta que quede bien integrada. Tamizar la harina sobre la mezcla, remover y seguidamente añadir la levadura también tamizada. Trabajar la masa con las varillas hasta que quede homogénea. Añadir la leche y remover hasta que se integre. La masa quedará un poco compacta pero es normal. Para acabar con la masa, añadir los fideos de chocolate y remover.
Poner la masa en un molde de cake (alargado) previamente untado con mantequilla y espolvoreado con harina. Esta operación os facilitará el desmoldado posterior.
Meter al horno (previamente caliente) y hornear durante unos 30-45 minutos a 180º. Si durante la cocción se dora mucho la parte superior, se puede tapar con un papel de aluminio para que siga la cocción y no se queme por arriba.

Nota
A mi me costó casi una hora que estuviera bien hecho (en el medio quedaba crudo) así que lo mejor para no pasarse ni quedarse corto, es ir pinchando el bizcocho con un palo para brocheta a partir de la media hora, así sabremos cuando está en su punto.
También es recomendable darle al molde un par de golpecitos contra el mármol o la mesa, para que suban las posibles burbujas de aire que pueda hacer en la masa.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Recetas de mamá: Cómo hacer conserva de pisto o sanfaina.


Buenas tardes!
Mañana empieza de nuevo el trabajo después de casi un mes de relax, así que esta semana necesitamos platos que no nos den mucho trabajo para poder aclimatarnos de nuevo al ritmo frenético que llevamos. Y qué mejor que un plato ya preparado, ¿no?
Como ya sabéis, estamos en época de tomates, pimientos, berenjenas y otras hortalizas y la madre de Sergio, como no puede cocinar para consumir en el momento todo lo que le traen del huerto, aprovecha para hacer conserva, una tradición que tenemos algo perdida puesto que ahora disponemos de hortalizas frescas todo el año. No obstante, hasta no hace tanto yo también veía en casa de mis tías o de mi abuela, en Salamanca, botes de tomate o de pisto hechos en conserva que se utilizaban todo el año y ahora los veo (y los disfruto) en casa de mi suegra. Ella hace casi para todo el año y claro, nosotros cuando vamos “rapiñamos” para ahorrarnos un poco de trabajo durante la semana, porque los platos ya están cocinados y sólo tenemos que abrir y servir.
Os explicamos, pues, como lo hace para que toméis buena nota y si os aburrís un sábado por la tarde, podáis llenar vuestra despensa.


Preparación
Elaborar el pisto o la sanfaina siguiendo las recetas que os proponemos en el blog. Justo cuando se acabe de cocinar, aún caliente, introducir en botes previamente lavados y secos, apretando el contenido con una cuchara de palo, para asegurar que no quedan bolsas de aire que puedan estropear la comida. Seguidamente tapar el bote con fuerza y esperar que haga un “pop” conforme ya se ha hecho el vacío.
Conservar en un sitio seco y aislado de la luz (un armario de la cocina sirve)