domingo, 17 de julio de 2011

Platos especiales: Macarrones "holandeses"


Buenas tardes!
Después de bastantes días de dejar esto abandonadillo, volvemos ese fin de semana, que nos hemos quedado en casa y tenemos un poco de tiempo, con un plato que no es nada complicado, pero que para nosotros es especial.
Este plato se lo inventó Sergio cuando estuvo viviendo en Holanda y generalmente me lo hacía para comer cuando iba a verle algunos fines de semana. El puntito diferente está en el “sambal oelek”, una salsa muy picante hecha a base de pimiento que proviene de Indonesia y que es muy popular en la cocina Holandesa, que ha adoptado muchos platos y ingredientes de esta antigua colonia. Nosotros lo hemos encontrado en un supermercado oriental de Barcelona, pero también lo podeis encontrar en algunos supermercados normales.

Ingredientes
-    130 gr. de macarrones
-    1 bote de concentrado de tomate
-    100 gr. de bacon
-    1 cebolla
-    2 ajo
-    2 cucharaditas de “sambal oelek”
-    50 gr. de queso rallado en polvo
-    4 cucharadas de aceite

Preparación
Poner al fuego una olla con 3 litros de agua y cuando esté hirviendo, añadir la pasta y cocer durante unos 10 minutos hasta que esté “al dente”.
Mientras tanto, cortar la cebolla en cuadraditos y el ajo en láminas muy finas. Poner una sartén al fuego con el aceite y añadir la cebolla cuando esté caliente. Cocinar a fuego medio durante unos 5 minutos y añadir el ajo. Cocinar durante unos 10 minutos más hasta que la cebolla esté blanda. Añadir el bacon y mezclarlo con la cebolla. Cocinar 5 minutos más junto con el concentrado de tomate. Añadir la pasta y las dos cucharaditas de “sambal oelek”. Remover un poco, añadir el queso, mezclar hasta que se funda y servir inmediatamente.

Nota
Si no encontráis sambal oelek, que en ocasiones es un poco difícil, podéis sustituirlo por tabasco para conseguir el toque picante, aunque el sabor será ligeramente diferente.

domingo, 3 de julio de 2011

Repostería: Negritos de brandy


Después de unas butifarras que compramos, rellenas, unas con foie y manzana y otras con queso brieu y cebolla caramelizada que, como no tienen más secreto, nos abstenemos de colgar, para acabar la comida, además del flan de sobaos, que los padres de Reichel no habían lo habían probado, hicimos estos negritos. Los negritos de brandy los aprendió a hacer mi madre hace años, en un curso de cocina que hizo, y luego me los enseñó. Durante mucho tiempo se convirtieron en mi recurso para cuando te invitan a una fiesta, en la que cada uno tiene que llevar algo de comer. Son resultones, y con el puntito del brandy a la gente le suelen encantar, y ahora a veces los hacemos cuando tenemos gente a comer.

Ingredientes
- Un paquete de melindros
- 100 gr. de cacao a la taza
- 150 gr. de mantequilla
- 1 cucharada de brandy
- Azúcar glas

Preparación
Unos días antes, hay que dejar el envoltorio de los melindros abiertos, para que se endurezcan un poco. A la hora de la elaboración, lo primero es desmigar los melindros en un bol, hasta que quede una harinilla lo más fina posible. A continuación, hay que añadir el chocolate (chocolate para hacer a la taza), hasta que la harinilla coja bien el color del cacao.
A continuación, hay que calentar la mantequilla en un sartén, hasta que se deslíe, y añadirla a los melindros y el chocolate. Como que se trata de humedecer la masa lo suficiente como para poderla trabajar, poner tanta mantequilla como sea necesario.
Lo siguiente es añadir el brandy, según gusto, una cucharada o más.
Cuando la masa ya esté suficientemente húmeda, hacer las bolitas, y después rebozarlas con el azúcar glas.

Nota
Si no os gusta mucho el licor, vigilar con el brandy. Para nuestro gusto los hubíeramos hecho con un poco más de sabor, pero como la “family” se había quejado, alguna vez que los habíamos hecho, de que estaban demasiado fuertes, esta vez restringimos bastante el brandy, para que quedaran más suaves.

Platos especiales: El Plato Fantasma


Buenos días,
Hoy vamos a colgar dos platos especiales que hicimos ayer como parte del menú para celebrar mi cumpleaños. Una se hace mayor y para no sufrirlo sola, invitamos a toda la familia.
Para empezar pusimos un poco de aperitivo y, de entrante, se nos ocurrió copiar un plato de un restaurante al que vamos mucho. Lo llaman “El plato fantasma” (se me escapa el motivo por el cual le llaman así) y a mi señor padre le gusta muchísimo, así que, como es bastante fácil y se puede tener preparado con antelación, lo adaptamos para el menú de cumpleaños.
El resto del menú os lo explica Sergio en el siguiente post, para que veáis como cuidamos a nuestros invitados!

Ingredientes
-    250 gr. de jamón ibérico
-    4 lomos de bacalao salado
-    Escalivada (ver preparación en este post)

Preparación
Poner a desalar el bacalao un mínimo de 48 horas antes de cocinar el plato. Cambiar el agua unas 4 veces.
Desmigar el bacalao y colocar en un plato con un par de lonchas de jamón a un lado y la escalibada al otro. Aliñar con un poco de aceite y servir con pan con tomate.