domingo, 25 de septiembre de 2011

Plato especiales: Pannacotta de frambuesa con frutos del bosque


Muy buenas,
Como muchos ya sabréis, la pannacotta es un postre típico de Italia que como su propio nombre indica, se hace con “nata cocida”. La verdad es que a mi me encanta y hace días que quería hacerla, así que este fin de semana, no sin dificultad, he decidido hacer una.
Y digo lo de la dificultad porque en principio la idea era hacer una pannacotta al uso, es decir, sin más sabor que el de la propia nata acompañada con sirope de chocolate y unos frutos secos. Pero el destino se alió en mi contra y me fue imposible encontrar en todo el pueblo un supermercado que tuviera gelatina neutra. Así pues compré la gelatina de frambuesa y pensé que debía echarle imaginación al asunto. Pero luego vino lo siguiente: sin receta y sin haber hecho en la vida nada parecido, la verdad es que he tenido que hacer varias probaturas hasta conseguir lo que quería, aunque finalmente el resultado ha sido espectacular.
Por lo tanto, aquí os dejo esta pannacotta improvisada de frutas del bosque, que aunque ha sido un pelín más difícil de lo esperado, es muy fácil de hacer y ha quedado deliciosa. Todo un descubrimiento! No obstante, me guardo la que tenía pensado hacer para otro día y, por supuesto, la de verdad de la buena (una “vera pannacotta”, que se hace sin gelatina) que por lo laboriosa que es, requiere un fin de semana un poco menos movidito que este.
De momento disfrutad esta, y ya me contaréis.

Ingredientes
-    500 ml. de nata para montar
-    1 sobre de gelatina de frambuesa
-    1 vaso de agua
-    2 cucharadas de azúcar
-    150 gr. de mermelada de arándanos
-    150 gr. de frutas del bosque (arándanos, frambuesas, moras, fresas,…)

Preparación
Poner la nata en un cazo a fuego medio durante unos 10 minutos.
Mientras tanto, calentar el agua hasta que hierva y añadir la gelatina. Remover hasta que quede totalmente diluida.
Cuando la nata esté a punto de cocer, añadir el azúcar y remover con unas varillas. Seguidamente añadir la gelatina y remover de nuevo hasta que quede totalmente integrada en la nata. Sacar la mezcla del fuego y distribuir en cuatro moldes individuales (para flan o similares). Dejar cuajar en la nevera durante unas 3 o 4 horas.
Antes de servir poner al fuego una sartén y calentar ligeramente la mermelada junto con los frutos rojos, para darle una textura más fina y manejable. Extender sobre la pannacotta y servir inmediatamente.

Nota

Si no encontráis gelatina de frambuesa, podéis hacerla igual con gelatina de fresa. En cuanto a las frutas del bosque, si queréis hacerlo fuera de temporada, yo las he encontrado en alguna tienda especializada en congelados.

2 comentarios:

  1. Pues el resultado ha tenido que ser delicioso, mira a mi no se me hubiera ocurrido cambiarle la gelatina, muy buena idea.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  2. Ei, Lola!
    Me alegro de verte por aquí otra vez!
    La verdad es que ése día tuve un momento de inspiración y estoy contenta, porque el resultado ha sido todo un descubrimiento (a la vista está).
    Muchas gracias por tu comentario.
    Saludos,
    Raquel

    ResponderEliminar