jueves, 28 de abril de 2011

Recetas de mamá: Tortilla de patatas


Seguimos con las recetas de mamá, aunque en este caso deberían llamarse, más bien, “de papá”. Mi madre es catalana pero mi padre es castellano, de un pueblo de la provincia de Ciudad Real. Por eso, cuando se casaron, mi madre se aplicó a aprender las recetas típicas que se hacían en casa de mi abuela paterna. Eran otros tiempos (ahora, seguramente, lo que pasaría es que cada uno haría sus recetas) y, aunque mi padre es muy apañao, y también se pone el delantal de vez en cuando, normalmente en la cocina la batuta la lleva mi madre. Así, en mi casa hemos crecido con las dos culturas culinarias, y al lado de platos como la sanfaina, la escalibada o la truita en suc, hemos podido disfrutar de otros como las migas, el potaje o el ajoblanco.
Pues bien, en el pueblo de mi padre –supongo que como en otros tantos sitios de Castilla– era tradicional preparar un gran ágape para el Viernes Santo, para el que se cocinaban toda una serie de platos, eso sí, ninguno de ellos con carne. Pues bien, en mi casa se ha seguido la tradición, y hoy y mañana colgaremos los platos que nos reunieron a la mesa en fecha tan señalada. Empezamos con un plato que no podía faltar: la tortilla de patatas. Una de las grandes especialidades de mi abuela Pilar, aunque no tienen nada que desmerecer las que ahora hace mi madre.

Ingredientes
- 4 patatas medianas
- 4 huevos
- 1 cebolla
- Sal
- Aceite

Preparación
Cortar las patatas en láminas finas y las cebollas en juliana. Freír en una sartén con abundante aceite a fuego medio (el objetivo es que las patatas queden blandas, con lo cual es importante vigilar el fuego, porque si es demasiado fuerte quedarán crujientes y quemadas por fuera). Remover las patatas varias veces para garantizar que todas se hacen por igual. Cuando estén blandas, apartar del fuego y escurrir el aceite. En este punto también es importante controlar que las patatas no tienen un exceso de aceite, porqué eso puede provocar que la tortilla no cuaje bien y se rompa.
Cuando las patatas estén hechas, batir los huevos en un bol grande y añadir las patatas y la cebolla fritas previamente. Remover bien para conseguir una pasta homogénea. Poner una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite y añadir la pasta. Esperar que se cuaje (dos o tres minutos) y dar la vuelta con la ayuda de un plato (en este enlace podéis ver cómo). Voltear la tortilla dos o tres veces hasta que esté bien cuajada. Retirar del fuego y servir.

1 comentario: