viernes, 29 de abril de 2011

Recetas de mamá: Escabeche


Seguimos con la pantaleonica comida del Viernes Santo y, por tanto, con recetas típicas del pueblo de mi padre. En este caso se trata de una receta muy curiosa, que me atrevería a decir que nadie que no tenga una relación directa con las zonas de donde es típica habrá probado (no es de las que se suelen encontrar en los restaurantes). Se trata de un plato de gusto singular, muy especiado, que seguro que no os dejará indiferentes.

Ingredientes
- 250 gr. de bacalao
- 1 kg. de patata
- 5 huevos
- 2 cuharaditas pequeñas de azafrán
- 2 hojas de laurel
- 1 cabeza de ajos
- 3 clavos de olor
- 1 cucharadita de cilantro en grano
- ½ cucharadita de pimienta negra en gran
- Harina
- Sal
- Aceite
- Vinagre
- Agua

Preparación
Remojar el bacalao previamente seco hasta que esté al punto de sal. Pasar el bacalao a través de una pasta elaborada con huevo y harina, y freírlo en una sartén con abundante aceite. Picar las patatas como si se fuera a hacer una tortilla con ellas, y freír hasta que estén suficientemente blandas. Una vez fritas, revolver las patatas con los cuatro huevos sobrantes y hacer unas “peyas” (una especie de bolas), cogiendo una porción de las patatas con huevo en una cuchara sopera, y freírlas en abundante aceite.
A continuación, asar los ajos y soasar las hojas de laurel y, en un mortero, hacer una picada con las especias, los ajos y el laurel.
Envolver la picada en una gasa haciendo una “muñequita”, es decir, un hatillo que rodee las especias, evitando así que se mezclen con el agua.
Poner el agua en una fuente, la “muñequita”, sal y vinagre, añadiéndole las “peyas” y el balao ya fritos. Dejar macerar durante dos días, antes de servir.

Nota
Si no os seduce demasiado el tema de mojar el bacalao rebozado y las bolas de patata en el agua, con el vinagre y demás, podéis preparar unas peyas y comerlas tal cual, en seco. Os aseguró que están buenísimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario