domingo, 30 de octubre de 2016

Cócteles y combinados: Ojo rojo




Hacía eones que no escribíamos nada por aquí, pero con una niña de dos años y medio y a punto de tener el segundo, más el trabajo y demás ocupaciones, el tiempo es oro. ¡Qué tiempos aquellos, cuando empezamos el blog, que lo actualizábamos cada día!
Ahora bien, no penséis que nos hemos olvidado del blog, en absoluto. De hecho, lo seguimos consultando asiduamente ya que el sentido último por el cual hicimos esto no fue otro que hacernos con nuestro propio recetario y así muy a menudo, cuando nos metemos en la cocina, lo primero que hacemos es echar mano de él. Y ese mismo motivo es el que me ha llevado a hacer hoy este post apresurado, aprovechando también que con el cambio de hora hoy el día se hace larguísimo.
Resulta que hemos hecho unas fajitas para comer, y a mí me ha dado por prepararme un ojo rojo para acompañar. Raquel se ha tenido que abstener, ya que con el embarazo, ¡el alcohol ni olerlo!
Se trata de un combinado que probamos cuando estuvimos en Méjico hace algunos años, y al que personalmente le he ido cogiendo el gusto, lo que pasa es que cada vez que lo quiero hacer tengo que buscar la receta por internet, porqué nunca me acuerdo de lo que lleva, ¡y mira que es fácil! Por eso hoy, al final me he dicho, ¿y por qué no lo cuelgo en el blog, y así no tendré que buscarlo más? Pues bien, ¡vamos a ello!

Ingredientes 
- 1 cerveza mejicana clara (Coronita, Sol o similares)
- Zumo de limón
- Zumo de tomate
- Salsa worcester o salsa inglesa
- Tabasco
- Sal
- Hielo

Preparación
Se coge el limón, se abre por la mitad y se pasa por el borde de la copa para humedecerlo y así poder escarchar la copa con la sal. Una vez hecho esto, se ponen dos cubitos de hielo en el interior y se empiezan a añadir los diferentes ingredientes.
Primero se echa el zumo de limón acabado de exprimir y seguidamente el zumo de tomate. A continuación se añade la cerveza, que se debe echar poco a poco. Finalmente se echan unas gotas de tabasco, unas gotas de salsa worcester y se remueve todo con la cuchara mezcladora.

Notas
Si para hacer el ojo rojo usáis una copa de cerveza de tamaño medio, con una cerveza os dará para preparar dos copas, y así tiráis ya casi toda la comida. Como suele ser habitual en estos brebajes, hay que procurar que la cerveza esté bien fría, así como el zumo de tomate. Así el hielo no deshará y no se aguará la mezcla.
Como podéis ver, el ojo rojo es muy parecido a un Bloody Mary, aunque aquí se substituye el vodka por la cerveza, y por tanto la carga alcohólica es mucho menor y el resultado es mucho más refrescante.
Los mejicanos en realidad hacen el combinado con Clamato, que es una bebida a base de concentrado de jugo de tomate reconstituido, con sabor a especias y caldo de almejas. A parte de que aquí no es fácil de encontrar, yo soy un apasionado del zumo de tomate pero en cambio el marisco no me gusta y por tanto el sabor a mar no me va mucho, pero si alguien lo quiere hacer más autentico, ya sabe que tiene que hacerse con la mencionada bebida.

jueves, 29 de octubre de 2015

Bami Goreng



Hace ya unas semanas una seguidora de twitter me preguntó si habíamos dejado el blog, que nos acababa de descubrir y que le gustaba mucho. La verdad es que hasta la fecha, aunque tenemos muchos seguidores y visitas en el blog nadie nos había dicho que le gustaba lo que hacíamos con esa claridad y eso me sirvió para tomar la determinación de que por lo menos una receta para dejar claro que aún estamos vivos, después de una año sin dar señales de vida, sí que se merecía esta muchacha tan maja. Así pues, he desempolvado mis recetas, me he puesto manos a la obra y aquí tenéis el resultado.
La receta es un Bami Goreng, un plato oriental, que es muy típico en Holanda (hasta hacen croquetas con estos fideos), pero que nosotros descubrimos en el Empordà, en un restaurante de Castelló d’Empúries que se llama Ca l’Anton, y que lo hace todos los viernes en el menú, como el Bar Manolo y media humanidad hace paella los jueves. Y hay que decir que el plato triunfa entre la parroquia, que va desde guiris rojigambas hasta obreros de la construcción.
Es un plato completo y no muy complicado que además, para los que os gusta el riesgo, tiene un toque picante. No subestiméis el Sambal Oelek, advertidos quedáis.

Ingredientes
- 150 gr. de fideos o tallarines
- 1 cebolleta grande o dos pequeña
- 2 zanahorias medianas
- 2 calabacines medianos
- 100 gr.de carne de ternera o pollo
- Salsa de soja
- Sambal oelek
- Aceite

Preparación
Cocer la pasta en una olla durante el tiempo que indique el paquete.
Cortad las verduras en juliana (la zanahoria quedará mejor si la cortáis con un pelador, porque saldrá más fina) y la carne en trozos pequeños. Saltead  la carne en una sartén con 4 cucharadas de aceite a fuego fuerte hasta que se dore ligeramente. Retirad la carne y reservadla en un plato mientras salteáis las verduras en la misma sartén a fuego medio.
Cuando las verduras estén tiernas, añadid los tallarines, la carne y la salsa de soja al gusto y mezclad en la sartén a fuego fuerte durante un par de minutos.
Servid inmediatamente y acompañadlo con sambal olek (con precaución, que lo carga el diablo)

Notas
Si no tenéis problemas con la dieta, a la hora de servir le podéis poner por encima un huevo frito, que no es muy oriental, pero le da un toque.
El sambal oelek lo encontrareis en tiendas de comida oriental. Es una salsa muy picante, así que id con ojo, porque si no tenéis mucha tolerancia con una puntita tendréis más que suficiente.

Por último, también podéis añadir gambas al plato, sobretodo si lo hacéis con pollo (o substituir la carne por gambas). En nuestra receta no hay, primero porque no me acaba de gustar la combinación con la ternera y segundo, porque a Sergio no le gusta el marisco.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Pimientos rellenos de atún


Hola!
Ha pasado un mes y medio, pero esta vez hay motivo de peso. He estado hospitalizada y aún me estoy recuperando. Ya estoy mejor, pero han sido unos días complicados, sin poder hacer casi nada, que se hicieron especialmente duros mientras estuve ingresada, por no poder ver a la pequeña. En fin, que como la cosa se va normalizando y aún estoy en casa (es pero que por poco tiempo), voy a colgar una receta, esta vez muy facilita, que el cuerpo no está para muchas alegrías.

La receta de hoy es una tapa o entrante ideal para un día que tengáis invitados. Es facilísima de hacer y no tiene ninguna complicación, pero queda vistosa y es muy completa. También podéis llevar los pimientos como segundo plato un día para el menú de tupper, acompañados de una ensalada ligera.

Vamos a ello, que en 5 minutos lo tenemos.

Ingredientes (para 4 tostas)
- 4 rebanadas de pan de barra cortadas en diagonal
- 4 pimientos del piquillo (de los que venden en conserva)
- Una lata de atún
- Queso tipo mozzarella
- Orégano

Preparación
Calentar el horno a 180º. Cuando esté caliente, introducir el pan y dejar que se dore entre 3 y 5 minutos.
Mientras tanto rellenar los pimientos con un poco de atún. Colocarlos encima de las tostadas, añadir por encima el queso y el orégano y meter en el horno hasta que el queso se funda.
Servir inmediatamente.

Nota
Si tenéis algún invitado alérgico al pescado, los podéis hacer rellenos de carne, con un poco de carne picada, cocinada con un poco de tomate y cebolla. Quedan igual de ricos y tienen otro toque.

domingo, 12 de octubre de 2014

Ensalada de salmón, aguacate y queso feta



Buenas tardes,
Como ya dije en la última receta, aprovecho que la mini-pinche está durmiendo para colgar una nueva receta, sobretodo porque hoy es domingo y el horario es un poco más flexible que entre semana, aparte de que estamos los dos y mientras uno se hace cargo de ella (en este caso, duerme con ella ;P) el otro puede ir avanzando cosas de la casa o de cualquier otro tipo que no se pueden hacer cuando ella está despierta (como por ejemplo un, dos, tres responda otra vez: colgar una receta en el blog).
Esta semana vuelvo al ataque con las ensaladas. El otoño se resiste a entrar con fuerza y, aunque a ratos bajan las temperaturas, las más de las veces sigue haciendo un calor que hace que apetezcan ensaladas como esta que os dejo hoy, que aunque no es muy ligera (el salmón tiene bastante grasa y el aguacate tampoco es una fruta recomendada en la mayoría de dietas), es muy sabrosa y resuelve de forma rápida una comida o cena. También es ideal para el túper del mediodía, superando con creces la ensalada de pasta o los macarrones boloñesa de tu compañer@ de despacho, que seguro que se muere de envidia al verte disfrutar de este plato.

Ingredientes (para una ensalada)
- 75-100 gr. de rúcula (o brotes variados)
- 50 gr. de queso feta
- 50 gr. de salmón
- Medio aguacate (si no sabes qué hacer con el otro medio mira esto)
- Media cebolleta
- El zumo de medio limón
- Sal
- Aceite

Preparación
Lavar los brotes (o rúcula) y colocarlos al fondo del plato. Cortar el salmón, el queso y el aguacate en cuadrados y añadir por encima. Cortar la cebolla en cuadraditos más pequeños y añadir. Aliñar con sal, el zumo del limón y aceite al gusto. Servir y comer inmediatamente.

Nota
Si os lleváis esta ensalada al trabajo, llevad el aguacate aliñado con un poco del limón a parte. Si lo ponéis todo junto, la lechuga y el salmón se quemarán, pero el aguacate necesita el limón para no oscurecerse. En el momento de ir a comerla lo mezcláis todo y ya podéis disfrutar de la ensalada.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Ensalada de tomate con picadillo de atún y pimientos


Es tiempo de volver a la vida normal, de inaugurar el curso, de empezar dietas y, en nuestro caso, retomar el blog, que quedó un poco abandonado desde los últimos meses de mi embarazo, primero por encontrarme fatal debido a la anemia y después por el tiempo que hemos pasado adaptándonos a nuestra nueva situación. Y es que ahora tenemos una minipinche, y eso se nota en la cantidad de tiempo disponible para hacer cosas como mantener un blog. No obstante, siguiendo la línea de buenos propósitos, dietas,  gimnasios, etc., inauguramos temporada con la intención de mantener la actividad, aunque sea una vez cada dos meses, aprovechando alguna siesta larga de la nueva inquilina. ;P
Hoy, para estrenar la nueva temporada volviendo a los orígenes y aprovechando que aún es tiempo de ensaladas, os dejamos este plato riquísimo, muy equilibrado y que se prepara en un santiamén, ideal tanto para dietas ligeras como para llevar en el tupper a la oficina. 
Helo aquí :)

Ingredientes (para una ensalada)

- Una lata de atún
- Medio pimiento rojo pequeño
- Medio pimiento verde italiano (o uno entero si es pequeño)
- Media cebolla dulce pequeña
- 1 tomate de ensalada de buen tamaño
- 4 pepinillos en vinagre
- 1 cebolleta pequeña
- Aceite, vinagre, sal y pimienta al gusto

Preparación

Lavar y despepitar los pimientos. Cortarlos en dados muy finos junto con la media cebolla. Mezclar en un cuenco con el atún previamente desmenuzado y escurrido de aceite. Cortar los pepinillos en rodajas muy finas y añadir a la mezcla. 
Cortar los tomates en rodajas finas y disponer en un plato. Hacer lo mismo con la cebolleta y colocarla encima del tomate. Añadir por encima la mezcla de atún y pimiento y aliñar al gusto con una vinagreta de aceite, sal, vinagre y pimienta.

Nota

Podéis hacer una variación de este plato poniendo los pimientos escalivados (asados) en vez de crudos.

lunes, 17 de febrero de 2014

Tosta de queso brie y tomates cherry



Muy buenas!
De nuevo se nos han echado, ya no las semanas, si no los meses encima. El embarazo está siendo un poco pesado y me tiene apartada del blog. Ahora ya sólo quedan un par de semanas para que la nueva mini-chef se incorpore a la familia, así que si esto ya parecía un erial, a partir de ya va a ser un calco del desierto del Gobi. Aunque nunca se sabe, igual la pequeña es una santa y resulta que la cosa revive. O Sergio toma la batuta y publicamos más a menudo. En fin, en cualquier caso, vamos con la receta de hoy y ya veremos cómo evoluciona la cosa…
Como la nueva situación nos va a obligar (más aún, si cabe, incluso) a pasar menos tiempo en la cocina, recetas como esta nos van a venir de perlas. Como veréis se prepara en un momento, nos arregla una cena y tiene una pinta deliciosa. Es cierto que no es para hacerlo cada día, pero para una cena rápida de sábado sin renunciar a hacer algo rico y diferente, nos sirve perfectamente.
Esta tostada con base de queso brie se monta en 4 minutos y el trabajo lo hace el horno, así que tomad nota, porque si la probáis seguro que la incorporareis a vuestro recetario.

Ingredientes (para 2 tostas)
- Pan chapata (un bollo tipo bocadillo o un trozo de barra)
- Queso brie
- 8 tomates cherry
- Un poco de jamón en tacos o tiras
- Media cebolleta
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación
Cortar la chapata por la mitad. Cortar el queso brie en láminas y disponerlas encima de las dos partes de la chapata.
Cortar los tomates en cuartos y repartirlos encima del queso. Añadir por encima la cebolleta cortada en brunoise muy fina y sal al gusto.  Finalmente repartir el jamón en los espacios entre los tomates y regar con un poco de aceite.
Introducir las tostadas en el horno previamente caliente a 200 grados. Cocinar durante unos 20 minutos (controlad cada 5-10 minutos porque ya sabéis que no todos los hornos son iguales y hay que tener cuidado con los tiempos de cocción).
Sacar del horno y servir inmediatamente

Notas
Esta receta permite múltiples variaciones. Podéis hacerla fría, cambiar el jamón por atún o jamón york o probar a hacer la cebolla pochada o caramelizada.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Panacottas de Nutella



Ahora ya hace unos cuantos posts que nos estamos portando muy bien, por lo tanto, aprovechando esta circunstancia y el hecho de que estamos en ciernes de las fiestas navideñas, os proponemos un postre que hará las delicias de vuestros comensales estos días.
Estas pannacottas son relativamente ligeras, por lo tanto, adecuadas para el postre de una de las opíparas comidas de Navidad, aunque eso sí, no podemos decir que sea baja en calorías (pero llegados a este punto, entre turrón y turrón, después del cochinillo o de los canelones, ¿nos va a venir de ahí?). Otra de sus ventajas es que son facilísimas de hacer (en 10 minutos las tenéis) y lo único que debéis tener en cuenta es que necesitan un tiempo en la nevera para estar en condiciones, en principio unas 3 horas, pero si podéis hacerlas el día antes, mejor.
La Receta de base és de Neus, del blog Cocinando con Neus, aunque adaptamos las cantidades para que nos salieran suficientes para todos. Con estas cantidades os salen 6 panacottas.
Vamos allá!


Ingredientes
-    250 gr. de Nutella
-    500 ml. de nata
-    40 gr. de azúcar glass
-    6 gramos de hojas de gelatina (unas 3 hojas)

Preparación
Hidratar la gelatina en un bol con agua muy fría.
Poner la nata en un cazo a fuego medio, junto con la Nutella y el azúcar. Remover con unas varillas de forma constante para que no se queme ni se pegue, hasta que la Nutella se haya deshecho completamente y el líquido empiece a hervir. Añadir entonces las hojas de gelatina y remover para que se disuelvan completamente.
Colocar la mezcla en los moldes y dejar enfriar en la nevera durante, al menos, 4 horas.