sábado, 20 de septiembre de 2014

Ensalada de tomate con picadillo de atún y pimientos


Es tiempo de volver a la vida normal, de inaugurar el curso, de empezar dietas y, en nuestro caso, retomar el blog, que quedó un poco abandonado desde los últimos meses de mi embarazo, primero por encontrarme fatal debido a la anemia y después por el tiempo que hemos pasado adaptándonos a nuestra nueva situación. Y es que ahora tenemos una minipinche, y eso se nota en la cantidad de tiempo disponible para hacer cosas como mantener un blog. No obstante, siguiendo la línea de buenos propósitos, dietas,  gimnasios, etc., inauguramos temporada con la intención de mantener la actividad, aunque sea una vez cada dos meses, aprovechando alguna siesta larga de la nueva inquilina. ;P
Hoy, para inaugurar temporada volviendo a los orígenes y aprovechando que aún es tiempo de ensaladas, os dejamos este plato riquísimo, muy equilibrado y que se prepara en un santiamén, ideal tanto para dietas ligeras como para llevar en el tupper a la oficina. 
Helo aquí :)
Ingredientes (para una ensalada)
- Una lata de atún
- Medio pimiento rojo pequeño
- Medio pimiento verde italiano (o uno entero si es pequeño)
- Media cebolla dulce pequeña
- 1 tomate de ensalada de buen tamaño
- 4 pepinillos en vinagre
- 1 cebolleta pequeña
- Aceite, vinagre, sal y pimienta al gusto
Preparación
Lavar y despepitar los pimientos. Cortarlos en dados muy finos junto con la media cebolla. Mezclar en un cuenco con el atún previamente desmenuzado y escurrido de aceite. Cortar los pepinillos en rodajas muy finas y añadir a la mezcla. 
Cortar los tomates en rodajas finas y disponer en un plato. Hacer lo mismo con la cebolleta y colocarla encima del tomate. Añadir por encima la mezcla de atún y pimiento y aliñar al gusto con una vinagreta de aceite, sal, vinagre y pimienta.

Notas
Podéis hacer una variación de este plato poniendo los pimientos escalivados (asados) en vez de crudos.

lunes, 17 de febrero de 2014

Tosta de queso brie y tomates cherry



Muy buenas!
De nuevo se nos han echado, ya no las semanas, si no los meses encima. El embarazo está siendo un poco pesado y me tiene apartada del blog. Ahora ya sólo quedan un par de semanas para que la nueva mini-chef se incorpore a la familia, así que si esto ya parecía un erial, a partir de ya va a ser un calco del desierto del Gobi. Aunque nunca se sabe, igual la pequeña es una santa y resulta que la cosa revive. O Sergio toma la batuta y publicamos más a menudo. En fin, en cualquier caso, vamos con la receta de hoy y ya veremos cómo evoluciona la cosa…
Como la nueva situación nos va a obligar (más aún, si cabe, incluso) a pasar menos tiempo en la cocina, recetas como esta nos van a venir de perlas. Como veréis se prepara en un momento, nos arregla una cena y tiene una pinta deliciosa. Es cierto que no es para hacerlo cada día, pero para una cena rápida de sábado sin renunciar a hacer algo rico y diferente, nos sirve perfectamente.
Esta tostada con base de queso brie se monta en 4 minutos y el trabajo lo hace el horno, así que tomad nota, porque si la probáis seguro que la incorporareis a vuestro recetario.

Ingredientes (para 2 tostas)
- Pan chapata (un bollo tipo bocadillo o un trozo de barra)
- Queso brie
- 8 tomates cherry
- Un poco de jamón en tacos o tiras
- Media cebolleta
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación
Cortar la chapata por la mitad. Cortar el queso brie en láminas y disponerlas encima de las dos partes de la chapata.
Cortar los tomates en cuartos y repartirlos encima del queso. Añadir por encima la cebolleta cortada en brunoise muy fina y sal al gusto.  Finalmente repartir el jamón en los espacios entre los tomates y regar con un poco de aceite.
Introducir las tostadas en el horno previamente caliente a 200 grados. Cocinar durante unos 20 minutos (controlad cada 5-10 minutos porque ya sabéis que no todos los hornos son iguales y hay que tener cuidado con los tiempos de cocción).
Sacar del horno y servir inmediatamente

Notas
Esta receta permite múltiples variaciones. Podéis hacerla fría, cambiar el jamón por atún o jamón york o probar a hacer la cebolla pochada o caramelizada.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Panacottas de Nutella



Ahora ya hace unos cuantos posts que nos estamos portando muy bien, por lo tanto, aprovechando esta circunstancia y el hecho de que estamos en ciernes de las fiestas navideñas, os proponemos un postre que hará las delicias de vuestros comensales estos días.
Estas pannacottas son relativamente ligeras, por lo tanto, adecuadas para el postre de una de las opíparas comidas de Navidad, aunque eso sí, no podemos decir que sea baja en calorías (pero llegados a este punto, entre turrón y turrón, después del cochinillo o de los canelones, ¿nos va a venir de ahí?). Otra de sus ventajas es que son facilísimas de hacer (en 10 minutos las tenéis) y lo único que debéis tener en cuenta es que necesitan un tiempo en la nevera para estar en condiciones, en principio unas 3 horas, pero si podéis hacerlas el día antes, mejor.
La Receta de base és de Neus, del blog Cocinando con Neus, aunque adaptamos las cantidades para que nos salieran suficientes para todos. Con estas cantidades os salen 6 panacottas.
Vamos allá!


Ingredientes
-    250 gr. de Nutella
-    500 ml. de nata
-    40 gr. de azúcar glass
-    6 gramos de hojas de gelatina (unas 3 hojas)

Preparación
Hidratar la gelatina en un bol con agua muy fría.
Poner la nata en un cazo a fuego medio, junto con la Nutella y el azúcar. Remover con unas varillas de forma constante para que no se queme ni se pegue, hasta que la Nutella se haya deshecho completamente y el líquido empiece a hervir. Añadir entonces las hojas de gelatina y remover para que se disuelvan completamente.
Colocar la mezcla en los moldes y dejar enfriar en la nevera durante, al menos, 4 horas.

jueves, 24 de octubre de 2013

Arroz con pollo, setas y berenjena



Ya hemos perdido la cuenta del tiempo que hace que no actualizamos el blog. Ahora básicamente ésa tarea está en mis manos, pero últimamente las circunstancias hacen que esté más centrada en otro asunto que se lleva gran parte de mis energías. Y es que estamos en pleno proceso de incorporación de una mini-chef a nuestra cocina y esperamos tenerla con nosotros en febrero. La verdad es que los primeros meses con las náuseas y los siguientes con el cansancio lo que menos apetecía era pensar en comidas y recetas, pero habrá que aprovechar los ratos que tenemos de descanso para seguir actualizando, aunque sea muy de vez en cuando. Todo sea por no perder las buenas costumbres…
La receta de hoy es fruto de un gran descubrimiento en la red. Es un arroz con setas muy sencillo y riquísimo que sacamos del blog de las Recetas del Señor, Señor. Os recomendamos encarecidamente que lo visiteis porque merece la pena y encontrareis cosas muy interesantes.
Este arroz es ideal para el túper de mediodía, es fácil de hacer y muy completo, de tal manera que sólo hará falta que llevéis un plato. Además está hecho con alimentos de temporada, así que también es 100% sostenible ;)
Vamos con él.

Ingredientes
-    150 gr. de arroz
-    150 gr. de setas variadas
-    150 gr. de berenjena (una berenjena mediana)
-    1 pechuga de pollo
-    1 cebolla mediana
-    1 puerro
-    1 pimiento verde pequeño
-    700 ml. de caldo de pollo
-    3 cucharadas de aceite
-    Sal
-    Colorante o azafrán

Preparación
Cortar el pimiento, el puerro y la cebolla en brunoise y rehogar en una olla o paella con el aceite. Pasados 5 minutos añadir la pechuga cortada en trozos pequeños y cuadrados. Una vez dorada la pechuga, añadir las setas y la berenjena.
Cuando la verdura esté pochada añadir el arroz y rehogarlo durante unos minutos. Una vez esté transparente añadir el caldo caliente y un poco de caldo y azafrán al gusto. Dejar cocer durante unos 20 minutos, vigilando siempre que tenga caldo suficiente y que el arroz no se pase.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Lentejas a la jardinera


Se acabó el verano. Vale, meteorológica y astronómicamente hablando aún sigue vigente, pero ya me entendéis, la vuelta a la rutina marca el inicio del otoño mental, nos guste o no. Éste ha sido un verano muy largo, por lo menos a efectos del blog, ya que hemos estado más de 2 meses sin dar noticias, pero ha habido circunstancias atenuantes que han hecho que la cosa se alargara más de lo deseado. El problema principal ha sido que vamos a aumentar el equipo de cocina en nuestra casa con un (o una) mini-pinche y, para dejarse notar, los primeros meses me ha mantenido lejos de la cocina y de la actividad en general a base de náuseas y malestar, mientras el pobre Sergio se hacía cargo de todo lo demás, con lo cual, no hemos estado para muchas alegrías. Pero ahora el pinche se ha calmado y es hora de que empiece a pisar la cocina, para que se acostumbre, así que volvemos a retomar la actividad y las recetas.
En este caso nos ha parecido que, como para nosotros ya es otoño, vamos a inaugurar temporada con una receta que comemos todo el año, pero que se lleva más en la temporada otoño-invierno, porque un buen plato de lentejas se agradece siempre, pero en días fríos o lluviosos, se agradece aún más. Si recordáis, ya habíamos colgado hace tiempo las lentejas estofadas de toda la vida, pero ahora os presentamos unas lentejas a la jardinera hechas al vapor que están igual de ricas y que se hacen en un momento con la ayuda del estuche Lékué (no me cansaré de recomendarlo, apuntadlo para reyes). La receta está sacada del libro “De la cocina a la mesa en 10 minutos” que ya sabéis que tiene ideas estupendas que se ajustan a nuestro ideario.
Y hablando de las lentejas y de los embarazos, sabed que las legumbres son uno de los alimentos que deberéis tener muy en cuenta durante este período, ya que son una fuente excelente de ácido fólico, hierro y proteína, todo en uno. Así que, futuras mamás, apuntad esta receta porque esta combinación de legumbre y verdura os va a venir de maravilla.

Ingredientes
-    ½ cebolla
-    ½ pimiento rojo
-    1 zanahoria pequeña
-    3 cucharadas de tomate frito
-    2 cucharadas de agua
-    2 cucharadas de aceite
-    Sal
-    Pimienta
-    200 gr. de lenteja cocida

Preparación
Cortar las verduras a cuadrados pequeños y poner en el estuche de vapor junto con el tomate, el aceite y el agua. Salpimentar al gusto y mezclar bien.
Cerrar el estuche de vapor y cocinar 4 minutos en el microondas a (800W).
Añadir las lentejas , mezclar y cocinar 1 minuto más.

domingo, 14 de julio de 2013

Croquetas (las de toda la vida)


Buenas,
Ya estamos en pleno verano y después de unas semanas de inactividad, toca una receta de las de terraza, es decir, una de esas que en esta época apetecen con una cervecita en una de esas terrazas que florecen por las calles de nuestras ciudades.
Las reinas indiscutibles de este tipo de platos son las patatas bravas, pero unas buenas croquetas son una tapa nada desdeñable que siempre hay que tener en cuenta. Las que veis en la foto son con la receta de mi señora madre, en este caso de pollo, pero con la misma base las podéis hacer de jamón o las clásicas de cocido con la carne que sobra (más tirando al invierno, porque ahora el cocido casi que no apetece mucho), porque en definitiva las croquetas son una gran receta de las llamadas de aprovechamiento, ya que para el relleno podemos aprovechar alguna sobra de otros platos (pollo, pescado, etc..)
Vamos a ello, preparad las cervecitas 

Ingredientes
-    1 cebolla
-    1,5 litros de leche
-    150 gr. de margarina
-    2 cucharadas de harina
-    Una pechuga de pollo hecha al horno o dos 2 muslos hervidos
-    3 huevos
-    Pan rallado
-    Sal
-    Pimienta
-    Nuez moscada

Preparación
Cortar la cebolla muy fina y freirla a fuego medio. Añadir la harina y rehogar bien para que se tueste y no deje sabor. Añadir la carne, sal, pimienta y nuez moscada al gusto, remover un poco y echar la leche poco a poco hasta conseguir la textura deseada (tiene que ser una masa compacta, que se pueda trabajar y que no sea muy líquida). Cocer 15 minutos y seguir removiendo durante este tiempo hasta que se espese. Retirar del fuego y dejar enfriar. Hay que tener en cuenta que cuando se enfría la masa se espesa un poco más y queda más dura.
Una vez fría la masa, coger una porción con una cuchara, hacer una bola con las manos y enrollarla posteriormente con ayuda de una tabla.
Pasar las croquetas por pan rallado, huevo y otra vez pan rallado.
Finalmente freír con aceite muy caliente.

Notas
La temperatura del aceite es muy importante, puesto que si no está suficientemente caliente es muy probable que las croquetas se deshagan y el relleno se salga.
También podéis probar a hacerlas al horno, pero en este caso es aún más probable que no mantengan la forma

jueves, 13 de junio de 2013

Ensalada de tomate confitado con pesto


Por fin parece que llega el cambio de estación y, con ella, el cambio de armario y el “oh, Dios mío! Yo el año pasado cabía en estos pantalones!”, que lleva inevitablemente a la muy manida, pero siempre de actualidad por estas fechas, “Operación Bikini”. Como además nosotros hemos hecho acopio de grasa de calidad para el invierno (prueba de ello es que en nuestras últimas recetas hay más chocolate que en la fábrica de Charlie), pues la verdad es que ya nos toca hacer alguna cosita ligera que nos ayude con esos pantalones que, en estos momentos, nos hacen parecer un pariente cercano de la morcilla de Burgos.
Así pues, recurrimos de nuevo a la fundación Alicia y a Lekué y con la base de su receta de tomates confitados hacemos esta ensalada fácil, rápida, sana, original y buenísima.
Ale, a disfrutar con la conciencia tranquila.

Ingredientes
-    2 tomates de ensalada
-    1 tarrina pequeña de queso de burgos
-    1 bolsa de ensalada variada de brotes verdes
Para el pesto
-    4 cucharadas de aceite
-    1 ajo
-    1 cucharadita de albahaca
-    10 gr. de piñones
-    30 gr. de queso parmesano

Preparación
Partir los tomates por la mitad y vaciarlos. Reservar la “pulpa” del interior.
Poner las mitades de tomate en la rejilla del estuche lekué, añadir una cucharada de agua y poner en el microondas a potencia máxima durante 3 minutos.
Disponer la ensalada en un plato, colocar los tomates en un costado y rellenarlos con el queso fresco cortado en dados mezclado con la pulpa del tomate. Salar al gusto y aliñar con la salsa pesto, que habremos preparado triturando todos los ingredientes previamente en la batidora.

Notas
Si queréis variar este plato, conseguiréis resultados igual de interesantes sustituyendo el queso fresco por “feta” o mozzarella. También podéis probar a cambiar el pesto por una salsa de mostaza.